Los inversores siguieron vigilando la escalada de tensiones en la frontera entre Rusia y Ucrania.

En un movimiento poco habitual el martes, mientras que las acciones cayeron drásticamente, el bitcoin y otras criptomonedas se resistieron a la tendencia y de hecho ganaron, aunque el comercio rebotó entre las ganancias y las pérdidas durante las horas nocturnas.

El bitcoin continuó con su racha de volatilidad, cotizando el miércoles por la mañana en torno a los 38.000 dólares.

Al llegar el miércoles, el bitcoin había cortado una racha de cinco días de pérdidas.

El bitcoin ha bajado algo más del 1% en lo que va de mes y más del 18% en lo que va de año.

El éter, la segunda criptomoneda más importante por capitalización de mercado, cotizaba por encima de los 2.600 dólares.

Los precios de las acciones mundiales se hundieron el martes mientras los operadores trataban de averiguar el impacto de los movimientos de Rusia y las sanciones impuestas por Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea a los bancos, funcionarios y líderes empresariales de Rusia.

Los mercados se vieron sacudidos después de que Putin reconociera la independencia de las zonas controladas por los rebeldes en Ucrania y enviara tropas desafiando la presión de Estados Unidos y Europa.