Los precios del níquel en Londres se dispararon el lunes un 30% hasta su mayor nivel histórico, y lideraban las ganancias entre los metales industriales, mientras se avivaban los temores en torno a los suministros por el intenso conflicto entre Rusia y Ucrania y las sanciones contra Moscú.

Rusia personifica cerca del 7% de la producción mundial de níquel, que es utilizado para fabricar acero inoxidable y baterías para vehículos eléctricos.

A las 1030 GMT, el níquel a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) subía 29,59% a 37.475 dólares la tonelada. Anticipadamente en la sesión, alcanzó su nivel más alto desde julio de 2007 a 37.800 dólares.

Asimismo, el contrato de níquel para abril (el más negociado en la Bolsa de Futuros de Shanghái) saltó un 12% a un récord de 210.950 yuanes (33.391,37 dólares) por tonelada.

El director ejecutivo de la correduría Kalkine, Kunal Sawhney, afirmó: «El níquel ya era escaso, y si un gran proveedor se retira del mercado, esto tendrá un efectó dominó en el corto y mediano plazo». «El aumento de los precios agregará más presión sobre la oferta del níquel al contado».

La irrupción de Ucrania ha liberado fuertes sanciones encaminadas a las grandes industrias de Rusia, debido a que las potencias de Occidente están lanzando restricciones destinadas a paralizar la economía del país.

Además, Rusia, produce aproximadamente el 6% del aluminio del mundo y representa cerca del 3,5% de los suministros de cobre. Los precios del aluminio en la LME ganaban cerca de 3,95% a un techo histórico de 4.001,50 dólares la tonelada, en tanto que los futuros del cobre en Londres sumaban 0,50% a 10.725 dólares la tonelada.

Otros metales básicos, el plomo subía 1,3% a 2.492,5 dólares la tonelada; en tanto que el zinc avanzaba un 3% a 4.173 dólares; y el estaño sumaba un 2% a 48.500 dólares por tonelada.