El gigante minero Norilsk Nickel (Nornickel) se enfrenta a dificultades logísticas por las inéditas sanciones impuestas a Rusia por Occidente.

Dado que el tráfico aéreo con Rusia está severamente restringido, Nornickel tiene complicaciones para enviar su paladio, señaló Vladimir Potanin, el oligarca que controla este grupo, en una entrevista al diario RBK.

Nota relacionada Joe Biden dijo que la bolsa de Moscú sigue cerrada porque “explotará” cuando reabra

“Pero hemos podido organizar el suministro por canales alternativos”, aseguró.

Este grupo produce paladio y níquel, dos metales que en la actualidad alcanzan precios históricos.

The Wall Street Journal informó el lunes de que el productor de estos materiales, esenciales para las baterías de los vehículos eléctricos y los semiconductores, podría ser “demasiado grande para ser sancionado”.

Nota relacionada Putin dice que hay «cambios positivos» en las negociaciones con Ucrania

Rusia es uno de los principales productores mundiales de estos dos metales.

Vladimir Potanin agregó que también “tuvo problemas logísticos debido a la negativa de varios puertos europeos para gestionar nuestras cargas”, aunque precisó que estos obstáculos se podían salvar.

“A pesar de toda la retórica hostil, nuestros productos todavía tienen demanda”, declaró Potanin, quien afirmó que “está tratando de reducir los picos de demanda y fuertes alzas de precios, tanto como sea posible, porque a los consumidores no les gustan”.

Nota relacionada EEUU sanciona los dos bancos más importantes de Rusia

Asimismo, el jefe del grupo aseguró que Nornickel está planeando redireccionar los suministros europeos y estadounidenses a China y otros países que no habían adoptado sanciones contra Rusia. “Aunque aún no hemos llegado a hacerlo”, aseveró.

El multimillonario criticó duramente la posible confiscación por parte del Estado de empresas extranjeras que han anunciado su retirada del país desde la ofensiva militar rusa en Ucrania.

Fuente: AFP.