La tasa de desempleo en Brasil registró un descenso del 14,1% en el segundo trimestre de 2021, generando una baja de 0,6% frente al récord de 14,7 % registrado en los tres meses anteriores y el menor nivel para este año, de acuerdo con los datos divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Por otro lado, pese a la caída trimestral, la tasa de paro entre abril y junio avanzó 0,8% respecto al segundo trimestre del año pasado, cuando se situó en un 13,3%.

TE PUEDE INTERESAR: Desempleo en Chile baja en julio y se acerca a nivel prepandemia

De esta forma, el número de personas, de unos 213 millones de habitantes, en busca de un empleo sumó 14,4 millones entre abril y junio, es decir, un crecimiento del 12,9 % frente al mismo periodo de 2020.

Los datos del IBGE reflejan la lenta recuperación de la mayor economía suramericana, en medio de los impactos provocados por la pandemia del coronavirus.

En tanto, la caída en la tasa de desempleo en el segundo trimestre fue influenciada por el aumento en el número de personas ocupadas, que avanzó un 2,5 % respecto a los tres meses anteriores y alcanzó los 87,8 millones de trabajadores, afirma el organismo.

Así, el nivel de ocupación creció un 1,2 % y llegó al 49,6 %, aunque permanece por debajo del 50 %, lo que indica que menos de la mitad de la población en edad para trabajar está ocupada.

En medio de la crisis provocada por la pandemia, la cifra de trabajadores autónomos alcanzó un récord de 24,8 millones de personas en el segundo trimestre, un avance del 14,7 % frente al mismo periodo de 2020. Ahora, la tasa de informalidad se ubicó en un 40,6 %, lo que se traduce en 35,6 millones de trabajadores informales, frente al 36,9 % (o 30,8 millones de personas) registrado entre abril y junio del año pasado.

Asimismo, los «desalentados», quienes dejaron de buscar empleo debido a las condiciones estructurales del mercado laboral, permanecieron estables respecto a hace un año y suman 5,6 millones de personas.

La economía brasileña cerró 2020 con una caída de un 4,1 %, el peor resultado anual desde 1996, y, para este 2021, economistas consultados por el Banco Central prevén que el producto interior bruto (PIB) del país deberá crecer un 5,2 %.

 

TE PUEDE INTERESAR: La tasa de desempleo de Japón bajó en julio

 

Con información de Efe

 

LEA MÁS: Gobierno de Guatemala estima un crecimiento del 5% para su economía 2021