Wills Rangel, miembro de la junta directiva de PDVSA y dirigente sindical, dijo en una entrevista a última hora del miércoles que el condensado iraní ayudaría a aumentar la producción de crudo en los yacimientos asociados a los proyectos Petrocedeno, Petropiar y Petrolera Sinovensa, tres de los más importantes de la compañía.

Como se ha informado, la National Iranian Oil Company (NIOC) ha llegado a un acuerdo con la petrolera estatal venezolana PDVSA para intercambiar crudo venezolano por condensado iraní, que PDVSA utilizará como diluyente y lo mezclará con los crudos alquitranados de la faja petrolífera del Orinoco para su transporte y exportación.

«Hay muchos pozos inactivos por falta de diluyentes», dijo Rangel en una entrevista en su oficina en la capital, Caracas. «Vamos a reactivar la producción».

La escasez de diluyentes es el último obstáculo que acosa a la industria petrolera del país de la OPEP, que ha visto colapsada la producción debido a años de falta de inversión. Más recientemente, las sanciones de EE.UU. han cortado a la empresa de sus principales socios comerciales, incluidos los antiguos proveedores de diluyentes.

El buque tanque Dino I, de bandera iraní, que trajo un cargamento de 2,1 millones de barriles de condensado, comenzó a descargar su primer paquete esta semana para Sinovensa, según un cronograma de PDVSA visto por Reuters.

Rangel estimó la producción total de crudo de Venezuela en 750.000 barriles por día (bpd), superior a los 641.000 bpd que el país dijo a la OPEP que promediaba en agosto. Las autoridades venezolanas afirman que su objetivo es aumentar la producción a 1 millón de barriles diarios para finales de año.

Anteriormente, Irán había ayudado a Venezuela a satisfacer sus necesidades de combustible enviando varios cargamentos de gasolina al país a pesar de las sanciones impuestas por Estados Unidos a ambas partes.

En mayo de 2020, Irán envió cinco petroleros -Forest, Fortune, Petunia, Faxon y Clavel-, todos con bandera de Irán, a Venezuela, seguidos de otro petrolero, Golsan, enviado en junio de 2020. Desde el colapso de la industria de refinado de petróleo de Venezuela y las sanciones impuestas en 2019 por Estados Unidos que impiden a los proveedores de combustible enviar gasolina a Venezuela, el país sufre una escasez crónica de gasolina. Los buques cisterna iraníes enviados en mayo transportaron 1,53 millones de barriles de gasolina iraní.

El condensado de gas natural, también llamado líquidos de gas natural, es una mezcla de baja densidad de líquidos de hidrocarburos que están presentes como componentes gaseosos en el gas natural crudo producido en muchos campos de gas natural.