El analista financiero venezolano Rudi Cressa dijo hoy jueves que el recién anunciado bolívar digital, es más un tema discursivo que práctico del gobierno de Nicolás Maduro, para hacerlo ver como un avance tecnológico e innovador de su gestión.

“El tema de llamarlo bolívar digital, pareciera que va más hacia lo discursivo y tratar de dibujar esto como un avance, como algo innovador”, dijo entrevistado en Unión Radio.

TE PUEDE INTERESAR: Advierten: Costos del combustible en el mercado negro “ponen en jaque” la producción agrícola

Señaló que para enero “la cantidad de bolívares circulantes en efectivo representaba casi el 2%” y que la digitalización de la moneda “ya estaba en curso”, pues “es una manera de dibujar una medida de reconversión como algo diferente, de cara a un año electoral donde ellos se están cuidando mucho de lo que pueda ser interpretado como fracaso a nivel de gestión”.

Y precisó que “es muy poco el efectivo que usa hoy la gente”, que aplican los bolívares físicos pero pagar algunos servicios, como el transporte público.

Hace una semana, el Banco Central de Venezuela (BCV) anunció la llegada del bolívar digital, a partir del 1 de octubre, que supone un bolívar con seis ceros menos.

En un comunicado publicado vía Twitter y luego ampliamente difundido en la prensa local, el BCV, controlado por el chavismo, llamó al proceso “La Nueva Expresión Monetaria”, que divide por 1 millón cualquier costo valorado en bolívares.

Con la reconversión, llegarán nuevos billetes, de 5, 10, 20, 50 y 100 bolívares; así como una moneda de 1 bolívar. Eso, hoy jueves 5 de agosto, corresponde a 5 millones, 10 millones, 20 millones, 50 millones y 100 millones de bolívares.

El anuncio confirma lo estimado desde inicios de año, por parte de varios economistas que coincidían en que el proceso no iba a ser más que algo pasajero siempre que no se solucionen los problemas base de la crisis venezolana.

TE PUEDE INTERESAR: La economía británica avanzó un 1,0% en junio

LEA MÁS: Venezuela es el país más caro del mundo, pero por la hiperinflación: Economista Ángel Alvarado