El Bitcoin subió con cautela desde los mínimos de seis meses, ya que los mercados mundiales hicieron balance al final de una semana loca y los inversores buscaron gangas en algunos tokens digitales tras las fuertes ventas del mes pasado.

La mayor moneda digital por valor de mercado ganó un 2,2%, hasta los 36.979 dólares, superando a su compañera más pequeña, Ethereum, que subió sólo un 0,4%, hasta los 2.420 dólares.

Las dos criptomonedas cotizan un 45% por debajo de los máximos históricos alcanzados en noviembre, ya que el aumento de la inflación y el temor a que Rusia y Kazajistán sigan el ejemplo de China y prohíban la minería de criptomonedas han llevado a los inversores a optar por activos más seguros.

«El sentimiento general sigue siendo bajista en lo que respecta a las criptomonedas», dijo Naeem Aslam, analista de AvaTrade. «Dicho esto, hay un resquicio de esperanza: vemos más HODLERS (que se aferran a la vida) en el mercado. La actividad de los monederos de bitcoin muestra que hay más gente que se aferra, lo que es positivo para el precio del bitcoin».

La moneda alternativa BNB subió un 4,8% a 385,45 dólares, mientras que la novena moneda digital más popular, Solana, subió un 1,2% a 89,93 dólares.

Más abajo, Polkadot, Avalanche y Polygon avanzaron un 2,1%, un 2,7% y un 5,6%.

Pero no todas las monedas alternativas encontraron apoyo, ya que Cardano y Terra cayeron un 1,0% y un 9,6%, hasta 1,04 y 52,54 dólares respectivamente.

Mientras tanto, Cosmos, Near Protocol y Phantom bajaron un 5,4%, un 6,0% y un 3,6%.

En general, 62 de las 100 principales criptomonedas cotizaban en verde el viernes por la mañana.