La economía de Estados Unidos registró su peor evolución en 2020, desde la Segunda Guerra Mundial, debido al impacto de la pandemia de Covid-19, el cual ha devastado empresas de servicios por las estrictas restricciones que se impusieron en los estados de todo el país, frenando la actividad económica y dejando a millones de estadounidenses sin trabajo y en la pobreza.

Para el último trimestre del año pasado la recuperación económica perdió fuerza debido al resurgimiento de las infecciones del virus, y el agotamiento de los casi 3 billones de dólares de fondos de ayudas del Estado.

En ese sentido, el producto interno bruto (PIB) se expandió a una tasa anualizada del 4,0% entre octubre y diciembre, según la primera lectura de la Oficina del Censo. Es probable que la lectura se revise en las próximas semanas. La cifra contrasta con la tasa de crecimiento anualizado del 33% registrada entre julio y septiembre, cuando la economía se reactivó tras la primera ola de infecciones y medidas de confinamiento.

TE PUEDE INTERESAR: La Fed deja los tipos de interés sin cambios en primera decisión del 2021

Los economistas habían pronosticado una contracción en la economía de un 3,6% en 2020. La cifra oficial ha sido el peor desempeño desde 1946, y se produciría después de un crecimiento del 2,2% en 2019 y sería la primera caída anual del PIB desde la Gran Recesión de 2007-09.

Los expertos creen que el crecimiento seguirá ralentizándose en el primer trimestre de 2021, antes de recuperar la velocidad en el verano cuando los estímulos adicionales entren en acción y más estadounidenses se vacunen.

Por otra parte, el Departamento de Trabajo ha reportado un descenso mayor de lo esperado del número de personas que presentaron solicitudes iniciales de subsidio por desempleo la semana pasada, aunque el total se mantiene obstinadamente elevado en 847.000.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha presentado un paquete de recuperación por valor de 1.9 billones de dólares y podría utilizar el informe del PIB para presionar a algunos legisladores que se han opuesto al elevado coste del proyecto poco después de que el Estado proporcionara casi 900.000 millones de dólares en estímulos adicionales a finales de diciembre.

Asimismo, la Reserva Federal dejó el miércoles su tipo de interés de referencia a un día cerca de cero y se comprometió a seguir inyectando dinero a la economía a través de la compra de bonos, advirtiendo que «el ritmo de recuperación de la actividad económica y el empleo se ha moderado en los últimos meses».

TE PUEDE INTERESAR: Departamento del Tesoro de EEUU modificó restricciones de inversión en empresas militares chinas

Con información de Reuters

 LEA MÁS: Pedidos de bienes de capital en EEUU aumentaron en diciembre, octavo mes seguido