Desde inicios de 2021, la crisis de liquidez (en bolívares) de los bancos en Venezuela se ha agudizado. 

Los elevados requerimientos de encaje legal (depósitos inmovilizados en el Banco Central de Venezuela, BCV) han provocado que las entidades locales acumulen un nivel de reservas en el ente emisor que no les permite cubrir el nivel mínimo que se les exige mantener inmovilizados. 

En octubre, los bancos mostraron reservas tan bajas que, aún con la desaceleración en el crecimiento de depósitos en moneda local, el monto de encaje llegó a representar más del doble de éstas.  En otras palabras, todos los recursos de la banca en el ente emisor parece no solo ser insuficientes para cumplir con dicha normativa sino también para realizar transacciones en bolívares sin fricciones.    

Nota relacionada Ezio Angelini: El Gobierno tiene que desmontar el encaje legal y permitir que la banca dé créditos

En cualquier entorno financiero, tales niveles de iliquidez conllevarían a una crisis del sector bancario a nivel sistémico, llevando a las entidades a la insolvencia y con muy pocas herramientas para responderles a uno de sus principales acreedores: Los ahorristas.  

No en vano, el mercado interbancario local ha reportado en varias semanas del año tasas máximas superiores al 1.500% anual, con unos bolívares que, paradójicamente, se han tornado cada vez más escasos en medio de una hiperinflación aún vigente. 

A pesar de ello, la banca local no muestra señales de un colapso generalizado, más allá de los altos costos que le supone operar bajo este entorno.  ¿La razón? La dolarización en las transacciones locales.  

Nota relacionada Intervención cambiaria aumenta 88% para contener al dólar

Con una divisa ganando terreno como medio de pago, el uso de los bolívares dentro de las operaciones bancarias cotidianas parece haber perdido peso.  En el último año, los bancos en Venezuela han logrado absorber una mayor fracción de la circulación de divisas en efectivo, las cuales ya abarcan más del 50% de los depósitos en las entidades privadas, generándole mayores ingresos vía comisiones. 

Con ello, tal parece que los bancos han hallado un nuevo modo de mantenerse a flote en medio de las limitaciones al crédito y en donde la liquidez en moneda local parece importar menos que en el pasado.  

Con información de Descifrado.