Dogecoin siempre ha sido el ojito derecho de Elon Musk en el mundo de las criptomonedas. A pesar de que nunca reconoce el montante que atesora, el fundador de Tesla nunca ha escondido que tiene Bitcoin, Ethereum y Dogecoin entre sus inversiones, y suponemos que, aunque supongan una mínima parte de las mismas, debe ser una cantidad apreciable si hablamos de una fortuna que supera los 277.000 millones de dólares.

Sus apoyos son memorables para la memecoin y se recuerdan en el mercado, como días de subidas exponenciales para la divisa que, recordemos ha llegado a subir por encima de un 4000% anual.

Nota relacionada Bitcoin alcanza los 42.000 dólares; el Dogecoin y el Shiba Inu suben hasta el 26%

Desde señalar que “era la cripto del pueblo” por su escaso valor por unidad, ahora mismo unos 0,11 dólares, en febrero de 2021 que empezó a propiciar ese repunte estratosférico en la criptomoneda, cuando todas ellas apenas capitalizaban un billón de dólares que ahora duplican.

También cuando señaló que se podrían usar para el merchandising de Tesla o más recientemente cuando indicó que se podría usar, a futuro, aunque no especificó cómo, en su esperado restaurante futurista que planea para el área californiana de Hollywood.

Nota relacionada Dogecoin sube al decir Musk que puede usarse para comprar algunos productos Tesla

Sin embargo, estos últimos días preguntado, obviamente en Twitter si se desprendería de sus inversiones en criptomonedas, para confesar que no lo haría, y que las mantendría, al entender que era una inversión de futuro y tras cargar contra el dólar y su valor en época de inflación, Dogecoin subió intradía, como es normal, pero no logró mantener las ganancias.

No parece que el influjo de Elon Musk más que favorable haya funcionado esta vez, para una criptomoneda que se ha desinflado de forma significativa en los que llevamos de año. En su gráfica de cotización comprobamos que pierde un 0,47% en la última semana, con caídas del 18% en el mes, del 52,66% en el semestre y que alcanzan, en el año el 31,41%. A pesar de ello, en tasa interanual, el valor gana un 103,7%

Nota relacionada Dogecoin (DOGE) anuncia hoja de ruta con nuevos proyectos

Por lo demás sí hemos conocido en los últimos días que una ballena de Dogecoin ha movido una operación, como cuenta Bezinga, de 29,6 millones de dólares, montante en el que están valorados sus 263 millones de tokens. Y en menor medida destaca que las ballenas de Dogecoin habían realizado 118 transacciones que superaban la cifra de los 2 millones de dólares procesadas por blockchain.

A esto se suma además otra operación, en este caso de casi 34 millones de la cripto meme, por un montante que superaba los 3,9 millones de dólares. Todo ello registrado por CoinMarketCap, señala la publicación con un volumen de operaciones que ha aumentado en 24 horas en 382 millones, hasta superar los 850 millones.

Mientras sigue retrocediendo posiciones en su capitalización. Tras alcanzar el Top10 y colocarse el pasado año hasta en el puesto número 9 de valor entre las criptomonedas, desciende ahora, cuando el mercado global vuelve a superar los 2 billones de dólares, los 15.680 millones de dólares.

Con ello se coloca en el número trece por detrás de Avalanche y Binance USD y por delante de TerraUSD y de Shiba Inu, su gran némesis a la que supera en capitalización en más de 3.000 millones de dólares.

También hemos conocido que las tarifas de las transacciones de Doge se han incrementado exponencialmente durante el pasado año. Nada menos que un 4.230%, con lo que se coloca como la criptomoneda en la que más han subido los precios de las operaciones en 2021