La selección española de fútbol femenino se ha proclamado este domingo campeona del mundo después de ganar en la final al combinado inglés por 1-0 en un encuentro que se decantó gracias a Olga Carmona. De esta forma, las chicas logran su primera Mundial de fútbol, segundo para la RFEF tras el logrado por los chicos en 2010.

Nota relacionada: Neymar se marcha al fútbol saudí cobrando unos 100 millones de euros al año

En el plano deportivo, España tuvo que recorrer un largo y duro camino hasta llegar aquí. En la fase de grupos, las chicas de Vilda golearon a Costa Rica (3-0) y Zambia (5-0), pero perdieron contra Japón (0-4). Esta derrota llenó de dudas a la selección, aunque en octavos disiparon las dudas con una goleada ante Suiza (5-1). En cuartos de final, España se deshizo de Países Bajos (2-1) y en semifinales hizo lo mismo ante Suecia (2-1).

Nota relacionada: Josko Gvardiol se convirtió en el defensa más caro de la historia

En el plano económico, las jugadoras de España se llevarán 250.000 euros cada una por ganar el Mundial. Estas primas se suman a los 15.000 euros que ha repartido la RFEF para cada jugadora como parte del plan de conciliación y con los que cubre los viajes de sus familiares y personas allegadas. Además, a esta cifra habría que sumar los ingresos por parte de la FIFA.

Por su parte, Inglaterra, finalista, ingresará 180.000 euros. Suecia, tercera, se llevará 165.000 euros, y Australia, por ser cuarta, 150.000 euros. Los cuartofinalistas se embolsarán 82.000 euros, y los octavofinalistas, 55.000 euros. Por último, las selecciones que no pasaron de la fase de grupos ganarán 27.000 euros.

Nota relacionada: Mbappé, Haaland y Vinícius, los tres jugadores más valiosos del mundo

Para este Mundial, la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) ha anunciado que va a repartir por el Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023 una cantidad total de primas de 139 millones de euros entre las 736 jugadoras de todos los países participantes. Esto supone más del triple de lo que percibieron por el pasado Mundial de Francia y diez veces más que la cita mundialista de Canadá en el 2015.

Fuente de: El Economista