La voracidad fiscal, afecta a todo el sector comercial haciendo que cada municipio tenga su propia regularización a lo que rige la norma, así lo informó Vito Vinceslao, presidente de la Cámara de Comercio de Apure.

En San Fernando existen lugares que se rigen por el Petro, una moneda virtual implementada por el Ejecutivo. Debido a la pandemia y a las medidas 7+7, el sector disminuyó su flujo de caja haciendo que sea difícil el pago de los servicios públicos y hacer una vida dentro de los comercios.

Los comerciantes, al observar que el mercado formal se encuentra en una merma, deciden cambiarse al mercado informal y ya se encuentra alrededor del 70-80%, pues al estar cerca de la frontera, optan por dedicarse a viajar a Colombia para traer mercancía y venderla de manera informal haciendo de esto un problema exponencial.

“Si se está pasando de una modalidad normal que se tendría como comerciante a otros medios para sobrevivir en esta tormenta perfecta en materia económica”.

Las facturas de los servicios públicos como agua, electricidad, Cantv, aseo urbano, puntos de ventas, etc. resaltan un monto elevado para los mismos empresarios.

El gremialista denuncia que se han tenido reuniones en el Municipio San Fernando donde la alcaldesa le exige a los comerciantes de algunos sectores que además del pago de los impuestos se les pide una cuota adicional para obtener contenedores plásticos para la basura. “Cuando eso no es responsabilidad directa de nosotros”, agregó Vinceslao.

Fuente: Fedecámaras Radio.