A través del decreto 504 del presente año, el Gobierno Nacional de Colombia tomo la decisión de aminorar en el trascurso de 12 meses, la importación de más de 30 insumos para la producción agropecuaria nacional.

Específicamente, la medida agrupa a 39 insumos y, de acuerdo con el mandatario Iván Duque, la finalidad es «seguir enfrentando el fenómeno inflacionario mundial«.

De esta misma manera, se estableció extender por 6 meses la desgravación de otros 36 insumos agropecuarios.

Dicho decreto entra en vigencia un día luego de su publicación en el Diario Oficial y modifica parcialmente el artículo 1 del decreto 1881 de 2021 o las normas que lo aclaren, modifiquen o deroguen.

«El Gobierno Nacional evaluará los efectos comerciales de la medida con el fin de

determinar la continuidad de la misma«, establece el decreto.

«Las medidas se tomaron teniendo en cuenta que los insumos agropecuarios son esenciales para la seguridad alimentaria y tienen un impacto entre el 5 % y el 60 % en los costos de producción, y que el aumento en el costo de los fletes marítimos por efecto de la crisis internacional de transporte ha impactado el sector agrícola«, indica.

Los productos que logran tener este beneficio son: los medicamentos para uso veterinario, como la penicilina y antibióticos, hormonas, vitaminas, así como los abonos fosfatados, sulfatos o sulfonatos de alcoholes grasos, sales de aminas grasas, jabones catiónicos, y los inhibidores de germinación y reguladores del crecimiento de las plantas, al igual que los insecticidas y los herbicidas. Igualmente destacan productos como el feldespato, el nitrato de magnesio, el ácido cítrico, las sales y ésteres del ácido cítrico, entre otros.

En cuanto a los productos a los que se les extendió el beneficio están: los bulbos, cebollas, tubérculos, raíces y bulbos tuberosos, turiones y rizomas, en reposo vegetativo, las nueces y almendras de palma para la siembra.

Además, las semillas de trébol, semillas forrajeras, semillas de árboles frutales o forestales, las preparaciones a base de trigo, los sustitutos de la leche para alimentación de terneros, el amoníaco anhidro, los abonos nitrogenados, los abonos en tabletas o formas similares o en envases de un peso bruto inferior o igual a 10 kilogramos y los cuchillos de podar o de injertar, al igual que las albúminas.