La contaminación ocasionada por el plástico, continua presente tristemente en nuestra actualidad, lograr que disminuya severamente la protección del medio ambiente, pone en riesgo a ecosistemas enteros a lo largo y ancho de todo el planeta.

Gigantes marcas como Coca-Cola, PepsiCo y Unilever apelaron recientemente en una carta conjunta a la consecución de un pacto global con la finalidad de combatir la polución emanada del plástico. El acuerdo implicarías severos recortes en la producción de plásticos, que es un área clave de crecimiento para la industria petrolera.

La Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA 5.2) celebrará pronto, una conferencia para dar el rápidamente salida a las negociaciones de un trato que pretende abordar la crisis del plástico, una crisis que tiene los contenedores repletos de residuos, que está ocasionando grandes perjuicios a los océanos y que está generando la extinción de buen parte de la fauna y la flora.

Aún no está claro si el acuerdo al que se pretende llegar en esta conferencia se centrará únicamente en la gestión de los residuos plásticos y en su reciclaje o se adoptarán, por el contrario, medidas más drásticas como poner coto a la fabricación de plástico de nueva hornada, un movimiento que se chocaría en todo caso de bruces con una gran resistencia por parte de grandes compañías químicas y petrolíferas y además con países líderes mundiales en la producción de plásticos como lo es Estados Unidos.

Aproximadamente 70 compañías que firman la declaración conjunta emitida ayer lunes, figuran grandes multinacionales de bienes de consumo como Unilever y Nestlé, que comercializan toda una cantidad de productos envasados en plásticos de un solo uso, igualmente retailers como Walmart, Carrefour y Tesco.

Motivado a la circunstancia que tres de las empresas que firman el manifiesto, Coca-Cola, PepsiCo y Unilever, muestran el dudoso honor de ser las tres compañías que más contribuyen a la polución por plástico en todo el mundo, de acuerdo con el informe Break Free From Plastic.

El acuerdo que proponen las empresas que firman el manifiesto tendrá que enfrentarse a múltiples obstáculos

«Estamos en un momento crítico para lograr un ambicioso acuerdo en Naciones Unidas», declaran las empresas que firman la misiva. En su exposición resalta que cualquier pacto que se alcance debería incluir medidas para «reducir la producción y el uso de plástico virgen».

La conferencia de la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente, será próximamente «el momento más decisivo y propicio para dar la vuelta a la crisis de la contaminación por plástico. No podemos permitirnos el lujo de desaprovechar esta oportunidad», añaden las empresas firmantes.

A pesar de que las tecnologías enfocadas al reciclaje del plástico han evolucionado mucho en los últimos años, menos del 10% de todo el plástico que se fabrica se recicla.

Sin embargo, la producción de plástico virgen, una industria derivada del petróleo y del gas, podría duplicarse en el transcurso de los próximos 20 años. Se trata de una fuente de ingresos completamente decisiva para la industria petrolera en un momento en que la demanda de combustibles fósiles está en caída libre por el auge de las energías renovables y los vehículos eléctricos.

Es posible que en la próxima conferencia de la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente habrá muchas posturas enfrentadas.

Por lo que es considerable que las grandes marcas deben buscar soluciones para luchar contra la contaminación por plástico, que ellas mismas han contribuido a generar. De este modo lo exigen sus propios clientes. De acuerdo con un reciente estudio de Dentsu y Microsoft Advertising, el 59% de los consumidores declara que no tiene prurito alguno en hacer boicot a las marcas que no hacen nada para frenar la emergencia climática