Se estima que el banco central de China conserve sin cambios por quinto mes consecutivo el miércoles los costes de endeudamiento de sus préstamos a medio plazo, conforme a un sondeo de Reuters entre 31 operadores y analistas.

De acuerdo con esta expectativa, continua por 30 de los encuestados, o casi el 97%, se produce a pesar de la promesa de los responsables de política monetaria de aumentar el apoyo a la segunda economía más grande del mundo, afectada por las revueltas del COVID-19.

Inversionistas opinan que un mayor endurecimiento monetario por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos podría limitar el margen de maniobra de Pekín, debido a que el aumento de la divergencia podría presionar a la moneda china, el yuan, y aumentar el riesgo de salida de capitales.

Un total de treinta de los 31 encuestados, no prevén ningún cambio en el tipo de interés de la facilidad de préstamo a medio plazo a un año (MLF, por sus siglas en inglés) el miércoles, cuando el banco central tiene previsto renovar 200.000 millones de yuanes (29.760 millones de dólares) de estos préstamos.

La rápida evolución de las opiniones en los mercados financieros ha abierto la puerta a un aumento de los tipos de interés de tres cuartos de punto porcentual mayor de lo esperado en la reunión de política monetaria de la Fed de esta semana.

«El mercado parece tener pocas expectativas de que se produzca un recorte de los tipos de la MLF y más bien está atento al apoyo de la liquidez a largo plazo, especialmente teniendo en cuenta las operaciones neutrales de mercado abierto«, declaró Frances Cheung, estratega de tipos del OCBC Bank.

De los 30 encuestados que apuestan por una tasa de MLF estable, 19 esperan que el Banco Popular de China inyecte la misma cantidad de efectivo que el vencimiento, por otra parte, 11 creen que el banco central aumentará la liquidez inyectando más fondos frescos.

«Dada la considerable emisión de bonos especiales de los gobiernos locales, creemos que la próxima operación del MLF podría ser más que suficiente para renovar los préstamos del banco central que vencen«, afirmaron los analistas de Citi en una nota.

Las provincias chinas se apresuraron a emitir unos 225.000 millones de dólares en bonos en junio, adelantando la inversión para reactivar una economía golpeada por el COVID-19. No obstante, el único encuestado que se apartó de la tendencia de la encuesta predijo que el banco central reduciría el coste de los préstamos en 5 puntos básicos.

El mes de mayo, China mostro medidas de apoyo a la economía y el primer ministro, Li Keqiang, también ha prometido lograr un crecimiento económico positivo en el segundo trimestre, a pesar de que muchos economistas del sector privado han previsto una contracción.

El tipo de interés del MLF sirve de guía para el tipo de interés preferencial de referencia de China, que se decide el día 20 de cada mes.