OPINIÓN | El precio del petróleo, los elementos que lo componen, su comportamiento en la pandemia y hacia dónde vamos

OPINIÓN | El precio del petróleo, los elementos que lo componen, su comportamiento en la pandemia y hacia dónde vamos

El lunes 20 de abril de 2020, quedará marcado en la historia de la comercialización del crudo, como el día cuando los precios del petróleo colapsaron y por primera vez se fueron a números negativos, el barril de crudo WTI que se intercambiaba a 60 dólares por unidad a inicios de año y a 18,27 dólares el viernes 17 de abril, se hundió por completo el precitado lunes, terminando la jornada en -37,63 dólares. 

Este escenario que parecía imposible que sucediera, se presentó producto de la presencia del virus COVID 19, el cual ha afectado de manera exponencial la economía mundial, en especial a el crudo y sus derivados, componentes fundamentales dentro de la matriz energética mundial.

Pero esta situación tiene su historia cercana y empezó cuFando China, el país donde se presentaron los primeros casos, decidió paralizar uno de sus principales centros industriales, ubicados en la ciudad de Wuhan y controlar la movilidad en el resto del país, la consecuencia como es sabido, se fue incrementando el número de casos a nivel mundial y ya en marzo se declaraba oficialmente por la Organización Mundial de la Salud la Pandemia, producto del Covid 19.

Durante todo ese tiempo y de manera paralela se presentaban escenarios en el mercado petrolero, producto de la caída sostenida que acusaba el precio del crudo, el primero de ellos fue el desacuerdo entre Rusia y Arabia Saudita en la reunión de los países OPEP+, en enero del 2020, no llegaron a acuerdos en los recortes y cada uno decidió aumentar a su máxima potencia su producción petrolera, inundando un mercado el cual  ya estaba sobresaturado; no habían pasado 15 días de esa nefasta decisión, cuando ambos bandos decidieron levantar las banderas blancas ante su fallida estrategia y volvieron a armar las carpas de la negociación, para llegar a un acuerdo, pero esta vez incorporando la decisión a todos los productores a nivel mundial, incluyendo hasta una participación del países del G20 [Grupo de los Veinte].

A pesar de todos estos esfuerzos, este acuerdo no sólo se enfoca en levantar los precios y los ingresos presupuestarios actuales de los países exportadores de petróleo, sino también representa un compromiso muy complicado para el futuro, es decir, para el período de la recuperación económica después de la Pandemia, acordaron ajustar a la baja su producción total de petróleo crudo en 10 Mb/d, a partir del 1 de mayo de 2020, durante un período inicial de dos meses que concluyó el 30 de junio de 2020. Para el período posterior de seis meses, del 1 de julio de 2020 al 31 de diciembre de 2020, el ajuste total acordado fue de 8 Mb/d.

Todos estos esfuerzos no se vieron recompensados, porque sencillamente la Pandemia como indique al principio, ha afectado el funcionamiento de las economías de los países a nivel mundial llevándonos en su momento a prácticamente una paralización, en donde lo importante pasó a ser la supervivencia de la especie humana y su salud, por encima de la economía y todo aquel movimiento bursátil, que era marcado por la oferta y la demanda como características propias del mercado, se desvanecían en esos momentos, debido entre otras razones a que el consumo de crudo y sus derivados llegó a su mínima expresión, ya que las fábricas no producen, los aviones no vuelan, los carros poco se mueven, etc.

Esos 100 millones de barriles/día que visualizaron tanto la OPEP como al Agencia Internacional de Energía, de consumo diario para el 2020, sencillamente no se consumieron; trayendo como consecuencia que la capacidad de almacenamiento llegará a sus máximos niveles.

Sin duda, que los acuerdos de la OPEP+ y el G20, en abril de 2020 así como las cuarentenas, no curaron la enfermedad, pero ayudaron a alargar sus consecuencias y dieron la oportunidad, a través de nuevas estrategias, entre las cuales se destacó, quitar los bloqueos en las economías mundiales y eliminar los excesos petroleros almacenados, recortando su producción, en 10 millones de barriles/día, haciendo que progresivamente la matriz energética basada en el consumo de crudo y sus derivados, la cual mueve la economía planetaria se volviera a activar.

Pero ya en el último trimestre de ese atípico 2020, empezaron a aparecer las diferentes vacunas y para la fecha en este 2021, existe un grueso de la población ya vacunada, aunque también mucha gente se niega a ser inmunizada, incidiendo en el llamado “efecto rebaño”, el cual difícilmente se alcance en fechas cercanas, generando entre otras consecuencias, que el virus siga mutando y ya vamos alcanzando la quinta ola de repuntes.

La realidad indica que vamos a seguir conviviendo un buen tiempo con el COVID-19, pero de igual manera el mundo ya se está moviendo desde su estructura económica, tanto así que la exigencia de crudo y sus derivados, esta nuevamente tomando el protagonismo al cual nos tenía acostumbrados y ya el grupo de la OPEP+, en su última reunión de julio de este año, decidieron que desde el mes de agosto hasta diciembre, se iban a ir incorporando progresivamente 400 mil barriles por mes, de manera que para diciembre de este 2021, tengamos dos (2) millones más de barriles para el consumo, manteniendo la tendencia del precio del crudo de estable al alza.

En este mismo orden de ideas, es importante destacar, tal como se visualiza en la gráfica, los componentes del Precio del Crudo se sustentan en cuatro elementos, cada uno con un peso particular a la hora de determinar el valor final, pero de igual manera, puede que alguno de ellos tenga mayor incidencia que otro en un caso determinado, y en lo explicado previamente fue la Especulación definitivamente el elemento que tuvo mayor incidencia en el caso de esta caída abrupta del precio.

En este orden de ideas, debemos detenernos a conocer bajo cual marco legal se realizan estos movimientos de compra y venta, destacándose:

El Contrato a término: son entregas en un período definido de tiempo, puede existir restricción en la reventa. La transacción puede estar atado a un refinador, con las siguientes características a) Típicamente el precio no es fijo, es acordado a través de una fórmula. b) La fórmula es generalmente referida a precios Spot de crudos marcadores. c)  Utilizado por productores y compradores con el objeto de obtener un suministro y venta segura a lo largo del tiempo. d) cada contrato es de 1.000 barriles, unas 170 toneladas de petróleo.

La Venta Spot: Una sola transacción para un solo cargo, con las siguientes características: a). Típicamente no tiene restricción en la reventa, el cargo puede ser vendido varias veces. b). El precio puede ser fijo o referenciado a un marcador con una fórmula. c). El precio puede ser publicado. Los precios publicados conforman la base de la cotización del mercado Spot. d). Utilizado por refinerías para ajustar los requerimientos de crudos a las circunstancias del mercado. Contrato a término: Entregas en un período definido de tiempo.

Para ello existen varias plataformas en el mundo donde se intercambian estos contratos a futuro. Bajo el NYMEX, los contratos se licitan entre las partidas de manera anónima y una vez que se llega a un precio, este se torna público. De esta manera, dicho precio refleja el consenso de (producto de miles de transacciones) en el mercado de cuánto debe de costar el petróleo en el futuro.

Similar al mercado anterior, los futuros proveen una imagen de la oferta y la demanda a futuro, tomando en cuenta que la oferta puede disminuir drásticamente en caso de ocurrir guerras, huracanes, paro de operaciones en refinerías, etc. y en nuestro caso actual una Pandemia. Bajo esta modalidad ocurren aproximadamente el 90-95% de todas las transacciones de petróleo, porque este modelo ayuda a los productores y consumidores a asegurar un precio en el futuro y así aminorar el riesgo dentro de un mercado volátil.

Ahora bien pareciera que el mercado petrolero no es negocio rentable, en este momento, pero esto hay que verlo levantando la mirada al futuro, debemos partir que la matriz económica seguirá siendo dominada por la compra/venta del crudo y sus derivados, para ello deben presentarse dos elementos claves, que desde el punto de vista médico se alcance una solución, más allá de las vacunas, que permita enfrentar el virus Covid-19 y segundo que la maquinaria industrial de China, India y el Sudeste Asiático se activen, así como los centros de compra ubicados en Estados Unidos, Europa y Japón, de manera de reiniciar el ciclo económico conocido, aunque ya existen teorías de cambios en el modelo económico tal como lo conocemos, pero mientras exista la dependencia al petróleo; estos cambios serán progresivos.

Por lo antes expuesto, debo indicar que el negocio petrolero, no lo podemos ver solamente como compra y venta de crudo y sus derivados, sino tenemos que verlo como esos derivados son parte fundamental en diferentes industrias, destacándose, la alimenticia, la textil, la electrónica, la de la medicina, la del plástico, la de los cosméticos y agroindustria entre otras.

Es esta la razón por la cual la industria petrolera está en nuestro quehacer diario, por lo cual difícilmente llegue a un colapso en un tiempo cercano, todas esas industrias precitadas, mueven y generan miles de empleos y millardos de dólares en ganancias anuales en los diferentes mercados bursátiles, por eso veo lejano un cambio de modelo de manera inmediata.

Partiendo de esta teoría, uno podría quedarse con la impresión que la manera de accionar es comprar petróleo en el mercado Spot, ponerlo en almacén y después venderlo en el mercado de futuros a un precio inflado; recordemos que las licitaciones de venta las ganan los postores más altos, no necesariamente son quienes van a procesar esa materia prima en un producto refinado. Es por eso que la especulación puede jugar un papel casi tan importante como la oferta y la demanda.

En la práctica, este proceso no es tan lucrativo como aparenta. El mercado en este mundo globalizado, sus jugadores y sus reguladores se han asegurado que la especulación y las apuestas en futuros no sean tan rentables. No obstante, eso no quiere decir que no exista.

Por lo antes expuesto, Usted Lector podría pensar que el gobierno de Estados Unidos, pudo haber realizado un ejercicio especulativo, ese lunes 20 de abril de 2020, aprovechando el colapso del precio, comprando crudo a valor cero y almacenar una alta cantidad en sus patios de tanques de Cushing Oklahoma, para su reserva estratégica, de manera de hacer subir sus inventarios y dos días después, apareció el entonces Presidente Trump, dando instrucciones de la Armada norteamericana ubicada en el Golfo Pérsico, que si sentía amenazada, debía proceder a destruir a los navíos de la República Islámica de Irán, quienes la  semana anterior habían sido avistado en áreas cercanas a los lugares donde se encuentra apostada la quinta flota norteamericana.

La situación antes descrita, nos lleva necesariamente a una reflexión, sobre  lo sucedido ese 20 de abril de 2020, porque en un ambiente de precios tan sensibilizado, sustentado en un hecho histórico, el cual sucedió por primera vez en la historia del precio del crudo, rompiendo la barrera de los valores positivos, pasando a tranzarse en negativo  prácticamente de un día para otro, se presenta el Presidente en su momento, de la máxima potencia mundial, dando esta instrucción, la cual trae como consecuencia un incremento de 20% del precio del crudo. ¿Estrategia?, ¿Juego Especulativo?, ¿Acción Planificada?, lo dejo a su interpretación, pero definitivamente en este negocio no hay puntada sin dedal.

Patios de almacenamiento en Cushing Oklahoma

Sustentado en los análisis previamente descritos, debemos ubicarnos hacia donde se dirige el mercado petrolero en este 2021, partiendo del hecho que el Covid19, se mantiene vigente, hemos visto que cuando las principales potencias económicas del mundo, Estados Unidos China y la Unión Europea, iniciaron un disciplinado proceso de vacunación, la demanda del crudo y sus derivados se ha incrementado, no sólo en volumen despachado, sino también en precios.

Esto definitivamente es un indicador, que el mundo y su maquinaria industrial, se está empezando a mover, aunque no tenemos todavía a ciencia cierta una fecha definitiva, de cuando se “estabilicen” los mercados y el mundo prepandemia que conocimos, “esté de vuelta”

Sin duda que, hasta el mercado petrolero a pesar de su peso e importancia en la economía se está reinventando, pues todos los estamentos que componen el funcionamiento del globo terráqueo lo han tenido que hacer.

Somos los guardianes de esta industria”

Pero cuando las trompetas mefistofélicas, resonaban sus más altos acordes indicado, la caída libre del mercado petrolero, estos dos Líderes Mundiales, se han estado reuniendo con cierta frecuencia, a pesar de sus marcadas diferencias políticas; el Príncipe heredero de Arabía Saudita su Majestad Mohamed Bin Salman y el presidente de Rusia Vladimir Putin, se han erigido como los guardianes y defensores de la industria Petrolera, visualizando que el negocio petrolero, seguirá dominando en las próximas décadas el mercado energético mundial.

Debemos tener claro, que estos dos líderes no aceptarán, que este mercado quedé en manos de terceros, o sólo esté influenciado por las decisiones de Estados Unidos como máxima potencia mundial; tanto el presidente de Rusia como el Príncipe Saudita, saben que en sus manos estarán muchas de las decisiones que determinarán el rumbo energético del mundo en los próximos tiempos.

Lenín David Rodríguez A.

Abogado y Licenciado en Geografía, con Post Grado en Derecho y Política Internacional de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Profesor de la Materia Geopolítica del Petróleo, en la UCV y Docente de Notabilis Energy, Empresa Internacional de Adiestramiento, especializada en el área de Hidrocarburos. Asesor en la Industria Petrolera.

Correo electrónico:

lenindavidrodriguez@gmail.com

Instagram:

@lenindavidrodriguez

Twitter:

 @Leninarbitro

Industria farmacéutica venezolana registró crecimiento de 11% durante primer semestre

Industria farmacéutica venezolana registró crecimiento de 11% durante primer semestre

El presidente de la Cámara de la Industria Farmacéutica de Venezuela (Cifar), Tito López, afirmó este martes que en el primer semestre del año el sector registró un crecimiento del 11%, comparable con el 2020, y en lo que respecta a las unidades.

Durante una entrevista en Unión Radio, el gremialista expresó que los costos de los medicamentos en Venezuela “son los más bajos de la región”, pues promedian, según él, en 2,89 dólares; y que en otros países “es hasta 5 veces más costoso, como Ecuador donde el precio promedio es de $8”.

TE PUEDE INTERESAR: Petroguía: Precio del crudo venezolano creció continuamente un 63,6% en primer semestre del año

Se refirió a la importación de fármacos, que en teoría, deben ser supervisados por las autoridades y cumplir ciertos estándares. Advierte, de hecho, que hay que estar pendientes del contrabando “y de la venta masiva de muchos de estos en páginas sociales o casas”.

En tal sentido, alerta que las importaciones afectan la producción nacional.

“Tengo quizás algunas ventajas sobre la fabricación porque el pago de aranceles en algunos casos es cero. Cuando yo fabrico en Venezuela tengo que pagar algunas veces hasta en 20 materiales que no están exonerados de los códigos arancelarios y esto hace más costoso producir que importar”, explicó.

Sobre las empresas locales, dijo que tuvieron que “absorber” el “hueco” que dejaron las trasnacionales farmacéuticas que, a raíz de la crisis, huyeron de Venezuela.

“Es bastante grande, hay empresas que tienen entre 450 y 600 empleados, aquí se discute contrato colectivo y nuestros costos son mucho más altos”, dijo.

Finalizó Tito López comentando que este año “estaremos cerrando por las 150 millones de unidades”, lo que evidencia un crecimiento, pues en un sector “que dentro de otros ha tenido una ligera recuperación”.

TE PUEDE INTERESAR: Venezuela tiene 25 años de atraso en mecanismos de comercio electrónico, advierte Cámara

LEA MÁS: Carlos Rejala: Con la ley cripto queremos dar la bienvenida a la innovación de criptomonedas en Paraguay

OPINIÓN | Trading y precio del petróleo: un mercado internacional

OPINIÓN | Trading y precio del petróleo: un mercado internacional

 

Siempre que se toca el tema petrolero, el primer elemento que sale a relucir es el precio del petróleo. Sin embargo, es importante entender los elementos que influyen a la hora de su valorización.

Son muchos los factores que actúan dentro del mercado petrolero internacional y cómo influyen en el precio del producto final. Es cierto que el papel de la OPEP más Rusia como su principal socio, controlan algo más del 40% de la producción mundial de petróleo e influye sobre su precio aumentando o reduciendo dicha producción. Para llevar a cabo este mecanismo, se fija una cuota para cada uno de los países productores socios de la organización y de los nuevos agregados.

Pero en el precio también intervienen otros factores, tales como la oferta, la demanda, diferentes tipos de transportación, capacidad de almacenaje, calidad y rendimiento de cada uno de los crudos, además de vendedores compradores y la situación geopolítica de los países productores. Por otro lado, es necesario tener en cuenta que no todos los barriles de petróleo son iguales.

Los crudos van distribuidos en una amplia gama, desde livianos hasta extra pesados, pero es el contenido de azufre quien determina su valor y varía de insignificante (“dulce” o “Light”) a altamente ácido (“amargo”). Aunque cientos de grados API° son comprados y vendidos, los operadores de las compraventas usan un puñado de referencias para darle sentido al mercado. Por tal motivo, por su viscosidad, grado de azufre y pureza, son tomados como reseña en la comercialización

 Transacciones petroleras: ¿quiénes se encargan de hacerlas operativas?

La industria se encuentra actualmente en un momento desafiante. Las negociaciones globales del precio del petróleo, así como el suministro, con la demanda a la baja producto de la aparición del Covid-19 en 2020 y las implicaciones de gasto de capital, aunque con una recuperación inesperada para muchos en este 2021, después que los países consumidores, empezaron a reactivar sus economías, una vez que la vacuna contra el virus, se puso en marcha.

Pero este ciclo de subidas y bajadas del crudo, siempre ha estado presente y ahora se le agrega la presencia de las energías alternativas cotizándose en la bolsa, entre otras, cual hace que sea un momento incierto en toda la cadena de valor de los hidrocarburos.

No obstante, en las transacciones petroleras, es conveniente señalar que hoy destacan, no sólo las Principales empresas Productoras de Petróleo a nivel mundial, sino que también participan: los bancos, los fondos de inversión y los de pensión, quienes han triplicado su participación en los mercados de materias primas en poco más de un año; moviendo una masa por encima a los 85 mil millones de dólares, según el banco de negocios Goldman Sachs.

Otro elemento, se evidencia en los fondos de cobertura o hedgefund, la cual es una sociedad privada de inversión, por lo general de alto riesgo, la cual maneja títulos de terceros para cubrirlos de posibles conflictos y/o incrementar su valor.

El mercado petrolero es muy diverso y se han ido incorporando compañías que, en sus inicios actuaban de intermediarios entre la oferta y la demanda de crudo, tales como las empresas de Trading, las cuales despertaron interés de las principales petroleras internacionales, exceptuando ExxonMobil, debido a que cuenta con sus propios departamentos de trading para conseguir el tipo de crudo que precisan en cada momento.

Empresas que han avanzado en el comercio internacional (Trading)

Muchas compañías han ido avanzando en su modelo de negocio, incluyendo otras actividades relacionadas con la cadena de valor del sector petrolero, principalmente en el segmento de los negocios de Refinación y Comercialización, pero no únicamente, porque muchas de ellas también se han adentrado en el oficio de Exploración y Producción. Pero veamos quienes figuran en la lista:

  • Glencore: protagonizó la mayor operación del sector en el año 2013, con la adquisición de Xstrata, por 43.242 millones de dólares, ahora denominada Glencore plc, la mayor productora en el área minera y de carbón en el mundo. y en el año 2016 junto a un consorcio integrado por el fondo de inversión soberano de Qatar, invirtió, la cantidad de dinero que cambia de manos con la transacción no es nada despreciable: US$11.500 millones, para adquirir el 20% de la Empresa estatal Rusa de Petróleo Rosneft.
  • Vitol: adquirió un bloque offshore en Costa de Marfil, aunque su negocio se encuentra más en las áreas de midstream y downstream.
  • Gunvor: tiene intereses en bloques en el mar Caspio, Congo, Papúa Nueva Guinea.
  • Trafigura: realizó una negociación junto con Rosneft por la empresa India Essar Oil, por $12.9 millardos, esta compra le da al más grande productor de petróleo de Rusia y a uno de los mayores Traders de Commodities del mundo, acceso al centro de la demanda mundial en Asia, mientras esto ayuda al Essar Group reducir su deuda en casi $11 millardos y virar el enfoque hacia el problemático negocio del acero. El cierre de las negociaciones le permite a Rosneft y a Trafigura, entrar en uno de los mercados mundiales de más rápido crecimiento.

Los Traders aseguran contar con recursos suficientes para salir de compras, visualizando el mercado petrolero como el más apetecible, pero aún se muestran prudentes, debido entre otras razones que de acuerdo a sus cálculos los activos disponibles están por encima del precio del mercado actual.

Los financiadores, más allá de su papel como suministradores de petróleo, han desarrollado una función relevante: la de préstamo, tanto a los productores como a los compradores, esto les ha permitido crear un ciclo completo de negocio. No sólo proveen la materia prima, sino que también ofrecen servicios de gestión de riesgos y de subvención, aumentando el control sobre la información del mercado con relación al precio del petróleo.

Empresas de Trading: ayuda en momentos cruciales

Estas empresas han sido intermediarios y han proporcionado un valor incalculable para algunos países en momentos concretos. Por ejemplo, durante las sanciones a Irán aprovecharon los resquicios legales que permiten el intercambio de alimentos, que ellos proveen, para superar el embargo.

En su momento se habló que Vitol suministró combustibles a los rebeldes libios a cambio de un contrato de suministro en el país, una vez depuesto el Gobierno del coronel Muamar el Gadafi. Esta actividad en las fronteras del comercio legal ha puesto en aprietos a más de un trader.

De igual manera, Trafigura aceptó pagar una multa de cinco millones de dólares después que se descubriera un buque en aguas del Caribe transportando cantidades ilegales de crudo iraquí.

¿Han obtenido beneficios? Pues claro, hay empresas que cuentan con capacidad de almacenaje y en caso contrario, pues la crean. ¿Cuál es la razón? Cuentan con supercargueros esperando a desembarcar el crudo cuando su precio mejore. Por otro lado, han aprovechado también el momento para desprenderse de activos. Por ejemplo:

  • Trafigura: se anotó 900 millones por la venta del 80 por ciento de su terminal de almacenamiento en Corpus Christi, Texas.
  • Gunvor: según los analistas, tendría 2.000 millones de dólares, que ha obtenido por la venta de sus activos en Rusia, disponibles para realizar compras.

Lo cierto es que estas compañías de trading han establecido sus bases de operaciones en puntos estratégicos: Ámsterdam, en Europa; Singapur, en Asia Pacífico; Texas, en Estados Unidos; Calgary, en Canadá; o Dubai, en Emiratos Árabes, son algunos de los puntos en los que su presencia es destacada.

Áreas por explorar

El precio del petróleo es muy volátil, por lo que la gestión de riesgos se convierte en un factor clave del negocio. A pesar de esto, aún tienen una parte del mundo que desean explotar: América Latina. Y no porque no tengan presencia ni operen en la región.

La crisis económica que ha afectado a las economías desarrolladas, ha hecho que los traders busquen nuevas oportunidades, en donde Latinoamérica y el Caribe, así como África, se encuentran hoy en día en el foco de las posibles inversiones de las compañías de trading.

Sin embargo, aquí entra en juego un elemento que juega un papel importante y es el circuito geopolítico, en el cual se desarrollen las inversiones y no debemos olvidar el peso específico, que representa para este lado del mundo la primera potencia Mundial, por lo que cualquier transacción de este tipo, debe estar enmarcada dentro los parámetros establecidos y permisados por la potencia del norte.

Es cierto que la energía renovable afectará la demanda interna, quizás por ello la próxima década será un momento fascinante tanto para los Traders de crudo como para toda la industria petrolera.

Fuentes: El Universal.com, Gestiopolis.com, Sputniknews.com, Investing.com, Barchar.com, Hoydigital.com, Informe de Deloitte. BBC.com, Primicias24.com. oilprice.com.

Lenín David Rodríguez A. Profesor de la Materia Geopolítica del Petróleo, en la Universidad Central de Venezuela (UCV), Docente de Notabilis Energy, Empresa Internacional de Adiestramiento, especializada en el área de Hidrocarburos.

Correo electrónico: leninrodriguezinternacional@gmail.com.

Twitter: @leninarbitro.                                

Instagram: @lenindavidrodriguez. 

OPINIÓN | (2da. Parte) La falsa dolarización en Venezuela

OPINIÓN | (2da. Parte) La falsa dolarización en Venezuela

En América hay unos cuatro países dolarizados. Sus economías se volcaron directamente al billete verde que ha permitido salvaguardar las actividades productivas y, claro, al consumidor que, a bien o a mal, ve en la divisa norteamericana un activo de refugio en donde resistir los embates de las crisis que amenazan con quebrar a cualquier nación.

Ecuador, El Salvador, Panamá y Bahamas son los cuatro países que adoptaron al dólar como moneda oficial. La economía se bandea en dólares y absolutamente todo se cotiza con las caras de los padres fundadores de los Estados Unidos. Hay un quinto: Venezuela. Aquí no es oficial, de hecho, no puede serlo y además, es completamente falsa.

Tal como lo señalamos en la entrega anterior, en el país ubicado al norte del sur se erigió una dolarización de la mano de consumidores y comerciantes, en una apuesta, casi ahogada, por sobrevivir a la creciente e imparable hiperinflación que llevó al venezolano promedio a cobrar apenas 87 centavos.

Dijimos que era falsa, pues contrario a lo estimado, existe una verdadera repulsión por los billetes, indiferentemente del valor, que estén arrugados o algo rotos. La exigencia por una pieza en buen estado es indispensable para los comerciantes e incluso para los mismos portadores que, ante la petición, no tienen de otra salvo tratar de conseguir, a duras penas, un billete que “valga la pena”.

Esto está mal, sobre todo si nos vamos a la comparación con los cuatro primeros países reseñados, pues resulta que en esas naciones, así como en el país emisor, Estados Unidos, de verdad no importa lo dañado de un billete (por supuesto, sin caer en la exageración) pues simplemente vale y valdrá lo mismo. Es algo, desde luego, de lógica y sentido común.

Estas comparaciones, claramente, yacen netamente en el pensamiento del consumidor. Es técnicamente imposible comparar los procesos de dolarización formal que se dieron en estos cuatro países, pues en Venezuela no se podrá dar. Las sanciones, la ideología política y, claro, la renuencia de los gobernantes que se hacen llamar socialistas; harán incapaz un traspaso del deteriorado y golpeado bolívar al dólar. Lo peor: esto lo esconderán bajo la excusa de soberanía, cuando, en realidad, el dólar ya forma parte del día a día del venezolano promedio.

 

Por tanto, y ante la imposibilidad de que haya una dolarización oficial en el bolivariano país, es indispensable e imperioso que haya una consciencia por parte de quienes, sin importar discursos o anuncios oficiales, usan el dólar como método de pago, incluso, hasta para cosas vagas como la compra de una chupeta o el pago de clases particulares.

Pero no es cualquier tipo de consciencia. Es una consciencia humana, de entendimiento y comprensión. De saber que tener un billete recién impreso por la Reserva Federal es un imaginario y que, obviamente, el dólar vale lo mismo así esté arrugado, usado, roto por encima, rayado con lapicero o hasta desteñido. El dólar, que ya es una moneda mundial, básicamente; vale más que la falsa idea de un comerciante.

Sin embargo, en la Venezuela actual se hace un tanto complicado el pensar o siquiera esperar tal consciencia. Existe, lamentablemente, una guerra interna entre los ciudadanos y consumidores, culpándose unos a otros, cuando, a ciencia cierta, la responsabilidad recae sobre las pésimas políticas que llevaron al país, que en otrora fue referencia, a ser motivo de éxodos masivos y desprecio por parte de millones.

¡Es triste! Claro que sí. Pero es una realidad que solamente los venezolanos podrán cambiar, utilizando, en lugar de la avaricia, el sentido común, la lógica, la consciencia y, primero que nada, la solidaridad; pues no es menos cierto que esa precaria situación de Venezuela pareciera no tener fin, al menos de momento.

La unidad de los hombres y pensamientos es necesaria, siempre que se quiera ‘echar palante’, como dicen los venezolanos.

@jherreraprensa

OPINIÓN | (I parte) La falsa dolarización en Venezuela

OPINIÓN | (I parte) La falsa dolarización en Venezuela

 

La dolarización es un hecho económico en donde todo lo que concierne al movimiento de dinero, fondos y pagos de un país se maneja con la moneda estadounidense. Es un proceso que han atravesado unos tantos países que, ante fuertes crisis, se acoplan a una medida un tanto drástica que les permite resurgir, a veces, desde los más bajos niveles.

En la historia han ocurrido muchos procesos de dolarización, varios de estos muy interesantes, sobre todo por la forma en cómo se han ejecutado. ¡Se han salvado economías gracias a ese billete verde tan criticado por los gobiernos revolucionarios!

Es un hecho clave. No se puede ignorar, pues la realidad es que básicamente todo se maneja en dólares, tanto que se ha manifestado en mercados e índices que controlan la economía mundial.

Tanta es la relevancia de la divisa estadounidense que se ha inmiscuido en naciones en donde gobernantes se han opuesto a su libre utilización. La satanización de Washington, Lincoln, Hamilton, Jackson, Grant y Franklin; ha sido una pieza clave para convertir la economía en una política irreversible de tendencias izquierdistas de las cuales hay ejemplos por montones.

Uno de esos ejemplos es Venezuela. Cuando el difunto presidente Hugo Chávez impuso los controles cambiarios comenzando el siglo XXI, la persecución de su gobierno hacia el dólar fue incesante. La tasa paralela (o llamado dólar negro) fue motivo suficiente para acusar y dañar a quien creyera en él. Ni la prensa podía publicarla. El control era absoluto, y la razón era clave: todo estaba relativamente bien en el país.

Pero pasó el tiempo y Venezuela entró en crisis…

Un civil, arraigado a la izquierda y seguidor de Chávez, de nombre Nicolás Maduro; tomó el poder tras el fallecimiento del líder socialista y luego el pueblo lo eligió democráticamente en 2013 para seguir gobernando la nación. Avanzaron los años y en 2017 todo colapsó: Llegó la hiperinflación, con ella la escasez y el fusilamiento del poder adquisitivo. El salario mínimo pasó de ser uno de los más competitivos del mercado al más bajo en América Latina (actualmente, por debajo del dólar). El panorama de la otrora nación petrolera rica se oscureció. Un nubarrón marcado por la corrupción, la desinversión, la dependencia económica basada en el crudo y, claro, sanciones; borraron del mapa a ese país que llegó a tener una de las economías más fuertes de todo el hemisferio.

Pero la idiosincrasia pudo más. Entre 2019 y 2020, los venezolanos, ya golpeados y arrastrados por una enorme crisis, decidieron salir adelante, impulsados por la economía que, como un ser vivo, decidió surgir de entre las cenizas. Un ecosistema bello del cual derivarán estudios que mostrarán qué tan necesaria se hace la noción monetaria para la subsistencia del ser humano.

¿Pero qué pasó? Tal como en otros países, llegó la dolarización. El dólar comenzó a incursionar en la economía. Primero en bajas cantidades, luego fue moderándose y actualmente, básicamente todo en Venezuela se maneja con la divisa estadounidense. Los padres fundadores de los Estados Unidos parecieran haber llegado a salvar a la bolivariana nación prócer de la independencia de las Américas.

Y es tanto que la política del difunto Chávez quedó atrás. Maduro, en una búsqueda por mantenerse en el poder (a pesar de las múltiples desestabilizaciones que ha sufrido su gobierno), dejó de perseguir el dólar (como su predecesor) y vio en el billete verde una “válvula de escape”. Así mismo lo dijo él en una entrevista.

Todo ahora puede ser cotizado en dólares. Lo que en un momento fue solamente para inmuebles o bienes; ahora pasó a ser hasta para golosinas. Absolutamente todos los rubros en la Venezuela del 2020 se cotizan en dólares.

¿Y esto está bien? Sí, claro que sí. Por supuesto que sí. En términos de economía, claro. A nivel social (o de consumidores) la historia cambia. Justo en este punto la preciada dolarización, que para la economía venezolana ha servido como una bombona de oxígeno, se vuelve falsa, mentirosa y hasta hipócrita.

¿Pero por qué aseveramos con tal propiedad? Es algo sencillo y sumamente criticable: En la Venezuela chavista y bolivariana, de izquierda y socialista, en donde el dólar es pieza clave para que se evite el colapso de la economía; los dólares doblados, rayados, algo rotos o simplemente usados, son rechazados por los comercios, consumidores, Pymes y hasta por el ciudadano de a pie. ¡Existe aversión por el único instrumento que ha salvado a la economía de la debacle!

Es una dolarización falsa, sin más ni menos, pues no hay motivo real o que haga comprender el por qué se suelen rechazar los billetes que presentan imperfecciones. Pareciera, incluso, que la lógica faltase en quienes viven en el país, pues es claro que, a no ser que sea por canales irregulares, nunca en Venezuela habrá piezas de dólar recién impresas por la Reserva Federal. ¡Una dolarización formal es imposible con el gobierno de Maduro! Ellos mismos, además, lo han llegado a manifestar.

Lo peor del tema es que ese condicionamiento para el manejo del dólar no existe en otros lugares que adoptaron la divisa como moneda primordial. En otros países, pudiéramos decir, existe la consciencia de que no importa cuán arrugado pueda estar un billete: su valor seguirá siendo el mismo.

Lo lógico, claramente, es que tampoco se acepten billetes cortados y unidos con pegamento o cinta adhesiva; pero tampoco que haya exigencia de perfección en un instrumento que, como ya dijimos, ha fungido de salvavidas para la moribunda economía venezolana.

En simples palabras: se trata del sentido común.

Y si comparamos la situación más a fondo con la dolarización o uso del dólar en otros países, tendríamos que extendernos mucho más; por lo que, a fines de comodidad, lo dejaremos para otra entrega.

@jherrereprensa

OPINIÓN | Rivalidad EEUU-China: ¿Es de verdad o ambos se necesitan?

OPINIÓN | Rivalidad EEUU-China: ¿Es de verdad o ambos se necesitan?

 

Hemos visto en los últimos días cómo ha corrido como pólvora todo lo concerniente a Estados Unidos y China. Las tensiones entre ambos países acrecentaron a niveles nunca antes vistos, que hasta pasaron por cierre de consulados generales. Claras muestras de que el tema diplomático es muy delicado entre las dos superpotencias mundiales.

Pero, ¿qué hay detrás de todo esto? Es un tema que se debe analizar, porque, así como ha sido noticia todo lo que tiene que ver con tensiones provocadas por ideologías dispares; es igual de relevante que, aun en medio de tanto caos y palabras vacías, esos dos países que al frente de las cámaras y periodistas parecieran no quererse, se comprometen a seguir su acuerdo comercial, rubricado en su primera fase en enero, cuando la pandemia no parecía ser tan seria.

Es cierto que EEUU ha acusado a China, en innumerables ocasiones, de querer robar material sensible, de ser una amenaza a la Seguridad Nacional; han increpado, desde la Administración de Donald Trump, al Partido Comunista Chino y lo culpabilizan de todos los males actuales que se ciernen sobre la nación norteamericana desde la llegada del virus.

Lo mismo hemos visto por parte de China hacia EEUU. Los acusan de vilipendio, de mentir, de manipular, de jugar sucio y de emprender una batalla no convencional que, dicen ellos, afecta en gran medida a quienes menos esperan.

Tanta ha sido la pelea que hasta aplicaciones chinas como TikTok y WeChat salieron a relucir y se ven obligadas a vender sus operaciones a un comprador estadounidense, pues de lo contrario, no podrán utilizarse nunca más en ningún territorio de EEUU. Así mismo. Fue una orden ejecutiva firmada por Trump en la Oficina Oval.

¿Pero es esto cierto?

Los desvaríos se hacen cada vez más notorios. Si recordamos hace unos pocos días atrás, el mandatario republicano, ahora nominado para su reelección a la Presidencia de los Estados Unidos; decía, a voz pópuli, que no quería hablar con China, que el ‘daño’ que le habían hecho al mundo y a su país con el coronavirus era mucho. “No quiero hablar con China ahora”, dijo textualmente, no sin antes sobrecargar la información de que, en efecto, ese país tiene gran responsabilidad por la locura que ha desatado el tema Covid-19.

Lo recalcó Trump con respecto a las conversaciones que en esa semana estaban pendientes precisamente por el tema del acuerdo comercial que, como ya dijimos, sigue en pie, aun con tanta maroma y teatro.

Lo sospechoso es que, poco después de que el inquilino de la Casa Blanca afirmara su poca disposición para entablar conversaciones con el gigante asiático, se reveló la notica: reafirmado el compromiso de ambas partes por el cumplimiento del acuerdo en Fase Uno.

¿Qué habrá hecho repensar a Trump? ¿Es en serio que no quiere hablar? ¿Quiere, pero no? ¿Cómo es el tema? Son las dudas que, desde luego, ponen en tela de juicio lo que el presidente estadounidense realmente quiere hacer.

Si es por responder, nos animamos a decir que, precisamente, Trump sí quiere hablar con los chinos, pero por temor a la recesión económica que ya ha estado mostrando sus colmillos en EEUU. Se quiera o no asumir, el gigante americano necesita del gigante asiático para apoyarse y crecer, aun acusándolo y culpándolo de la crisis del coronavirus. China, como sabemos, está en todo.

Pero ni corto, ni perezoso. Para China esto es excelente, pues si bien existen las disparidades con EEUU, no hay mayor comprador para ese país que América, no hay rival más gustoso que el Tío Sam, no hay nada, al menos en política, que valga más que el dinero; y estos dos gobiernos lo saben.

Los opuestos se atraen y cuando hay dólares de por medio, se hacen inseparables.

@jherreraprensa