EXCLUSIVA TMP | Osman Quero: Existen empresarios venezolanos que están dispuestos a resolver el tema del combustible

EXCLUSIVA TMP | Osman Quero: Existen empresarios venezolanos que están dispuestos a resolver el tema del combustible

A lo largo de la pandemia, los problemas en cuanto al suministro de combustible se han convertido cada vez más evidentes, afectando incluso, la alimentación de los venezolanos. Es por tal motivo que el equipo de The Money Post, se puso en contacto con Osman Quero, quien funge actualmente como Vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Presidente de Fedecámaras Portuguesa y productor agrícola.

Inicialmente, se le consultó al especialista acerca de la relevancia que reviste el uso de combustibles, entre los que se encuentra principalmente el diesel para el sector agroalimentario venezolano. Acerca de este particular, respondió:

El tema del combustible en el caso del sector agrícola está determinado por la demanda que presenta este puntualmente en ciertas ocasiones. Un ejemplo de ello es que nosotros empezamos la preparación del maíz en el mes de abril y la siembra ocurre entre mayo y junio. Durante ese tiempo está cualquier cantidad de tractores con sus implementos, preparando y sembrando esas tierras que posteriormente que van a producir maíz.

Siembra de maíz.

En  el caso específico de Portuguesa, en este año se sembraron unas 90 mil hectáreas y eso demanda una gran cantidad de combustible. Hemos calculado que, desde la preparación hasta la cosecha, necesitamos unos 125 litros de diesel por hectárea.

Cuatro meses después, durante el momento de la cosecha, la demanda vuelve a incidir en que se consiga o no el combustible. De nuevo, empiezan las cosechadoras en este caso, a demandar un diesel que hemos calculado en unos 25 litros por hectárea. De igual manera, ese maíz es llevado a las plantas procesadoras, las cuales lo reciben con humedad, con la que no sería posible almacenarlo, puesto que se dañaría el grano. De manera que tiene que secarse, con equipos y quemadores especiales que consumen una parte importante del referido combustible.

Nota relacionada Solo se ha sembrado el 45% del maíz previsto en Venezuela, afirma Fedecámaras

De acuerdo a las estimaciones, nosotros consumimos entre 16 y 20 litros de gasoil por tonelada de maíz, para secarlo en las plantas. Si sacamos cinco toneladas de maíz por hectárea, multiplicamos eso por 20 litros y nos da una necesidad de 100 litros por cada hectárea, solo para secar el maíz. Sin embargo, eso no lo necesita el agricultor sino la industria que lo está procesando.

Es allí donde confluyen las necesidades de combustible, por parte de las personas que trabajan el campo y de las empresas que lo almacenan y transforman.

En el caso del arroz, podemos sembrarlo y se utilizan los pozos de riego, los cuales requieren de un continuo suministro de combustible. En lo concerniente a la cosecha de la caña de azúcar, se requiere de tractores, transportes, que se encargan de movilizar, trillar o cortar la caña, conjuntamente con las centrales azucareras, las cuales demandan de un alto volumen de combustible para operar.

La presencia del mercado negro en la actividad agroalimentario

De acuerdo con las declaraciones ofrecidas por el representante gremial, es posible obtener combustible, aunque no siempre resulta beneficioso si se le contrasta con la actividad que se está ejerciendo:

En numerosas ocasiones, el productor, quizás por el desespero, se va a la situación de pagarlo en un dólar, en 0.90, 0.80 o al precio que se consiga. Dicha circunstancia nos revela  que el verdadero problema en Venezuela está enmarcado por la forma de distribución que hay del combustible, donde se permite o se tolera un mercado negro que no tiene control, ni en la distribución, ni en los precios que se deben establecer para el desenvolvimiento cotidiano.

Nota relacionada Extorsiones dificultan el transporte de alimentos

Más adelante, se le cuestionó al experto cuál sería –según su criterio– el precio adecuado para el litro de diesel, a lo que él manifestó:

El tema del precio debe establecerlo el mercado. No es posible que nosotros consigamos en Venezuela, un diesel más caro que el de Colombia o Brasil, por hablar de nuestros vecinos. Ese precio tiene que determinarlo un estudio técnico, algo que realmente arroje cuál va a ser el monto del combustible. En todo caso, lo que nosotros queremos decir con esto, es que deben establecerse reglas claras.

Una anhelada privatización

Nota relacionada Adán Celis propone al Gobierno Nacional permitir a los privados importar gasoil

A propósito de las declaraciones de Adán Celis, primer vicepresidente de Fedecámaras, con respecto a la incursión del sector privado dentro de la distribución del combustible en el territorio nacional, Quero expresó lo siguiente:

Hemos solicitado a las autoridades civiles y militares, en todas las instancias, tanto regionales como nacionales, de que se nos permita acceder a ese combustible, en vista de que en el país existe una cantidad importante de empresas que están dispuestas a asumir la importación de combustible, la distribución del mismo, y que aun así, no se nos autoriza, puesto que se mantiene el control por parte del Estado.

Si nosotros hacemos un análisis de lo que ha acontecido en los últimos años, a veces las decisiones no son las que están acordes a la razón y con las necesidades del país, sino que siempre tienen una razón de ser política y en ese contexto, consideramos que liberar la distribución del combustible hacia el sector privado, constituye un punto de honor, por lo que no quieren considerar esa oportunidad.

Adán Celis, primer vicepresidente de Fedecámaras.

Comparto la opinión del vicepresidente, Adán Celis, de que existe suficiente capital venezolano que puede asumir las riendas de muchas de las cosas que en el país han fracasado y algo a lo que no se le puede dar mérito al Gobierno, es que sencillamente, es mal empresario. Todas las empresas y cosas que ha tratado de asumir, sencillamente han quedado en una situación precaria y, en consecuencia, nosotros vemos las empresas del Estado en las situaciones que están. Eso es algo que el Estado deberá evaluar y tratar de corregirlo en el futuro.

Lo cierto es que las empresas que no tienen dolientes, que las personas que operan en ellas no tienen un sentido de pertenencia, sencillamente no avanzan en algo productivo, que realmente resulte beneficioso. Esa es una de las razones por las que fracasa tanto el Gobierno venezolano en tratar de sostener una empresa, si las personas que están allí, no sienten que les pertenece.

Sí creemos y sí existen empresas, capital venezolano, empresarios venezolanos que están dispuestos a resolver, no solamente el tema del combustible, sino también otros rubros, con lo que pudieran incrementarse las posibilidades de salir adelante.

Una unión en medio de vicisitudes

Si hay algo que resaltar en estos últimos años es el acercamiento que han tenido los colaboradores con el empresariado en sí. Hemos entendido y creo que lo que ha pasado en Venezuela, nos ha dado un excelente aprendizaje y es que nadie crece solo. Tanto las empresas necesitan a sus colaboradores, como los colaboradores necesitan de las empresas para poder mejorar sus ingresos.

En todo esto, nosotros tenemos que estar claros en que siempre debe existir esa sinergia entre cada uno de los actores de las empresas. Sí creo que, a pesar de la situación del combustible ha traído numerosos problemas, como resultado de eso, se han hecho arreglos dentro de las organizaciones, para ayudar de alguna manera a paliar tales problemáticas, y los trabajadores han recibido de parte de los empleadores, ese apoyo para poder sustituir o cumplir con el combustible que ellos también requieren para movilizarse.

Algo ha sucedido en Venezuela para que haya más acercamiento entre trabajadores y empresarios.

Comunicar con propósito

Poco antes de finalizar el encuentro, el hoy Vicepresidente de Fedeagro resaltó el papel de los medios de comunicación, frente a las problemáticas existentes en la sociedad:

Los medios informativos son formadores de opinión y hacen muy bien en tratar de demostrarles a los consumidores de que realmente, el interés y la exigencia del sector agrícola, no es otro sino tener el suministro de un rubro como el combustible, que actualmente no puede ser sustituido por nadie más, en vista del monopolio de producción, distribución y comercialización que tiene el Ejecutivo Nacional sobre este recurso.

Una frase indispensable

Ni el sector agrícola ni la industria agroalimentaria están solicitando subsidios o privilegios al Estado, solo condiciones aptas para trabajar el campo. Esperamos ser autónomos en nuestros procesos para que el pueblo venezolano pueda comer venezolano, consumiendo cada uno de esos alimentos, pero para ello, es necesario un entorno en el que sea posible mantenerse.

EXCLUSIVA TMP | Rodrigo Cabezas: Con un programa adecuado, la crisis económica humanitaria de Venezuela se soluciona en un corto plazo

EXCLUSIVA TMP | Rodrigo Cabezas: Con un programa adecuado, la crisis económica humanitaria de Venezuela se soluciona en un corto plazo

En Venezuela, se puede detener la hiperinflación galopante en 4 meses y revertir la recesión al cabo de un semestre; siempre apoyándose en un programa macroeconómico de ayuda, que permita al país afrontar la crisis económica humanitaria, de acuerdo con el economista Rodrigo Cabezas.

En declaraciones exclusivas a TheMoneyPost, el también profesor de la escuela de Economía de la Universidad del Zulia, afirmó que un programa de estabilización macroeconómica y de atención a la crisis humanitaria, pudiera, en el muy corto plazo, con financiamiento y ayuda internacional; “detener la hiperinflación y detener en un año la recesión económica”.

Explicó el letrado que la solución a la crisis tiene, ahora mismo, dos prerrequisitos previos: en el campo económico y en el campo políprtico.

“En el económico, es que el programa tiene que resolver la reestructuración y refinanciamiento de la deuda externa, a la que no podemos eludir, y un programa antihiperinflacionario que supone resolver la restricción a recursos externos y que supone la posibilidad de volver a acceder a los organismos multilaterales para potenciar las reservas, anclar la moneda nacional y por supuesto, detener la hiperinflación. Ese es un prerrequisito económico básico”, dijo.

“En cuanto a lo político, está remitido a la necesidad de suspender las sanciones, porque nos permitiría acceder a los organismos, servicios y créditos bancarios, acceder al mercado de deuda externa, eliminar las restricciones a las importaciones y nos permitiría plantearnos la recuperación de la industria petrolera para iniciar su recuperación, para en 5 años llegar al 1,2 millones de barriles y en 10 años, aproximarnos a los 2 millones; independientemente del debate global de la energía sustituyente de las energías fósiles, todos sabemos que todavía podemos tener unos 50 años para vender petróleo y sus refinados”, destacó.

Por tanto, resiente de la estimación de que la recuperación de Venezuela tome más de 10 años, como apuntan varios economistas de ese país.

“La recesión e hiperinflación tienen, en la ciencia económica, recuperación, y por supuesto, en la combinación con lo político”, insistió, para luego aclarar que eso no lo puede llevar adelante el gobierno de Nicolás Maduro ante la desconfianza que inspira el socialista a lo interno y a lo externo.

Y luego remató: “Un programa de estabilización macroeconómica supone un financiamiento y ayuda internacional, un manejo responsable del déficit público”, el cual “pudiera detener la hiperinflación en 3 o 4 meses; y para detener la recesión, un semestre”.

“Esto no es que vamos a crecer a tasas importantes, pero ya detener la recesión es importante. Crecer en torno a 1% en un año y 3% en el segundo o tercero”, indicó.

Reconversiones: 10 años vs. 6 meses

Cabezas, quien fue el ministro de Finanzas del gobierno de Hugo Chávez, fue artífice de la reconversión del 2007, la primera del chavismo, y que supuso la eliminación de tres ceros a la moneda y un nuevo cono monetario.

Para él, la comparación con la venidera, a entrar en vigor desde el 1 de octubre, es clave: un contexto macroeconómico radicalmente distinto.

“En 2007 teníamos tres años con una economía creciendo continuamente, en 2007 el PIB creció un poco más de 5%, una de las más altas de América Latina; una inflación que terminó en 22%; un déficit fiscal controlado, por debajo del 3% del PIB. Teníamos un nivel de reservas superior a los 30 mil millones. Teníamos un nivel de estabilidad macroeconómica envidiable en el momento que se hace la reconversión para mejorar los sistemas de pago y las transacciones económicas”, indicó.

Recordó, además, que la reconversión de 2007 duró 10 años y que hasta el 2013, el billete de 100 bolívares era el más fuerte.

Ahora, y tras un contexto de “crisis generalizada, sistémica, indetenible” de la economía venezolana, “la nueva reconversión corre el peligro de durar 6 meses”, expuso.

Medida cosmética

De cualquier forma, para Rodrigo Cabezas, la venidera reconversión monetaria, no es más que una medida cosmética del Banco Central de Venezuela (BCV), toda vez que lo que harán será “cambiar la escala monetaria a través de la supresión de ceros”, algo neutro en relación a la inflación “que es el tema central”.

“¿Necesario? Por supuesto. Yo creo que las modificaciones en el sistema de pagos obligaban a hacerlo, tratar de facilitar el sistema de pagos, mejorarlo; pero en un contexto de la anomalía hiperinflacionaria que destruye inversión, salario y el gasto, la reconversión sin ninguna medida que ataque los desequilibrios macroeconómicos básicos, se convierte en una medida cosmética”.

Y por tanto, critica al Banco Central, señalando que pierde todo rigor científico y respeto por parte de los venezolanos, “cuando se atreve a afirmar que el país comenzó el camino de la recuperación económica con un bolívar digital y cualquier otro asunto que no tenga que ver con detener la recesión, la hiperinflación, solventar la situación de impago de deuda internacional”.

“Se va a mejorar el sistema de pago, creo que sí; simplifica el cómputo de las transacciones, facilita el registro contable, simplifica los manejos financieros, pero no va a resolver la grave crisis económica. Hacer esa afirmación es una pérdida de credibilidad y una falta de respeto a la inteligencia venezolana”, finalizó.

@jherreraprensa.

TMP CONSULTA | ¿Qué dicen los expertos sobre la caída de la plataforma del Banco de Venezuela?

TMP CONSULTA | ¿Qué dicen los expertos sobre la caída de la plataforma del Banco de Venezuela?

Ya se cumplieron 72 horas desde que la plataforma del Banco de Venezuela cayó, dejando a millones de clientes sin poder hacer uso de su dinero. Ni BDVEnlínea, el portal digital, ni los puntos de venta u otros sistema de pagos funcionan.

Tras comunicados del banco informando de fallas, el gobierno de Nicolás Maduro aseguró ayer viernes que se trató de un presunto ataque terrorista, un hackeo masivo por parte de un ente que no identificaron. Solo acusaciones.

TE PUEDE INTERESAR: Petróleo de Texas abre el viernes a la baja, pero encaminado a cerrar la semana en números verdes

El hecho es que desde el miércoles, dicha plataforma no funciona, paralizando, al menos parcialmente, la economía. En cifras, el Banco de Venezuela tiene más de 16 millones de clientes. 

Las quejas en redes, miles. Y desespero igual, pues la mayoría de los adultos mayores cobran sus pensiones a través de ese banco y ese beneficio, precisamente, fue cancelado ayer. 

Se supo que hoy sábado, las oficinas estarían laborando para atender a los adultos de la tercera edad. 

Ante tal situación, TheMoneyPost consultó a dos economistas venezolanos para conocer un poco más. 

Aarón Olmos, CEO del Olmos Group y experto en economía digital, nos señaló que el hecho de que un banco esté dos días sin plataforma, sin permitir acceso a sus clientes, “es complicado”, pues “tienes personas naturales, jurídicas y gobierno sin poderse mover y sin margen de maniobra financiera para poder hacerle frente a cualquier cantidad  de cosas”.

Y vaticinó: “hasta ahora durante dos días, pero lo más probable es que sean hasta cuatro días”.

El profesor universitario Luis Oliveros catalogó la situación como una “muy mala señal”, toda vez que el Banco de Venezuela es, posiblemente, el banco más importante del país.

“Ojalá no se vuelva a repetir, hayan aprendido la lección, pero es una muy mala señal”, advirtió.

Para Oliveros, es lamentable la cantidad de operaciones que la gente dejó de hacer, porque el BDV no estaba prestando servicio.

“Es delicado que a un banco le pasen este tipo de cosas”, señaló.

¿Compra de dólares?

En redes sociales, corrió el rumor de que la caída se debió a una presunta compra de dólares por parte del BDV para bajar el costo de la divisa en el mercado paralelo.

Consultamos a Olmos. Desconoce si esa es la razón, aunque aclara que es el Banco Central de Venezuela el que, a través de las llamadas Mesas de Dinero, vende dólares a la banca nacional “para que la presión y demanda del  mercado caiga”.

Por eso mismo, explica, es que el dólar en Venezuela se ha mantenido medianamente estable y por encima de los 4 millones de bolívares en las últimas semanas.

“Que esté ocurriendo como dicen en redes, no lo creo y si es así, cualquier instrumento de control, el rol de la Superintendencia del Sector Bancario (Sudeban), se perdió definitivamente”, alertó.

¿Una falla terrorista? ¿La reconversión?

Oliveros, por su parte, dice no saber si la continua falla del BDV responde a un ataque terrorista, pues no tiene información. No obstante, sí descarta de lleno que se deba a la reconversión monetaria, que entrará en vigencia en dos semanas.

“Venezuela tiene casi un phD en temas de reconversión y faltan dos semanas. Al final es bastante sencilla porque es quitarle seis ceros a la cifra y con la devaluación, no debe ser tan difícil. No creo que haya sido por temas de reconversión, sobre todo a dos semanas del evento”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR: Wall Street abre el viernes en rojo, con el Dow Jones cayendo 0,09%

LEA MÁS: BTC abre el viernes con caídas y sobre los 47 mil dólares

@jherreraprensa 

EXCLUSIVA TMP | Industriales venezolanos: Actualmente operamos al 18% de nuestra capacidad, y puede aumentar, pero con condiciones adecuadas

EXCLUSIVA TMP | Industriales venezolanos: Actualmente operamos al 18% de nuestra capacidad, y puede aumentar, pero con condiciones adecuadas

Por la crisis, las importaciones libres de impuestos y la pandemia, la industria venezolana está operando al 18% de su capacidad instalada; algo que puede aumentarse, siempre que el Estado ofrezca las condiciones adecuadas, como darle más protagonismo a lo hecho en el país.

Así lo señaló el presidente de la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria), Luigi Pisella, quien dijo en una entrevista con TheMoneyPost que la cifra corresponde al promedio en todo el país, aunque afirmó que varios sectores, como el farmacéutico o el de alimentos “son los que más aprovechan su capacidad instalada”, con entre 38 y 40 por ciento.

TE PUEDE INTERESAR: El gasto de los consumidores británicos se elevó en julio

“Y hay otros sectores más bajos, que van del 5, al 8 y el 10%; el promedio es la cifra que manejamos, en todo el país”, expresó.

Esos sectores, según Pisella, son el textil, calzado, muebles y la industria metalmecánica, y sobre todo las no prioritarias y las pymes, “que tienen menor financiamiento”.

Enfocándose en el tema de las importaciones y la exoneración de aranceles, Pisella recordó que hace días el Ejecutivo eliminó las exenciones a casi 600 productos, y añadió otros.

A su juicio, “esa es la vía” para que gradualmente se vaya desincorporando la exoneración o subsidio para los productos de ciertos países, y que generan la competencia desleal.

Dijo, no obstante, que la medida “para nada implica la eliminación de importaciones”, pues “es simplemente una medida tributaria donde los productos que ingresen al país tendrán que pagar su arancel, como los pagamos todos, y ellos van a seguir operando”.

“Para nada es que no van a entrar. Van a seguir entrando”, insistió.

Podemos suplir la importación

Luigi Pisella aclara que la industria venezolana está en la capacidad de suplir a las importaciones de productos terminados. La demostración, dice, son los artículos vendidos en mercados y locales, “producidos por manos venezolanas”.

“La demostración es que hoy por hoy tienen productos producidos por manos venezolanas”.

“Es por ello que abogamos porque tenemos mucho por producir y por avanzar. Muchas empresas están paradas por falta de consumo, consumo que se va a recuperar con trabajo, incorporando más gente a la fuerza laboral y aumentando los salarios. Pero para eso tenemos que producir, no solo la importación”, comentó.

 ¿Y la reconversión?

No dejamos de consultarle a Pisella la postura de Conindustria sobre la reconversión monetaria anunciada la semana pasada por el Banco Central de Venezuela y que entrará en vigencia el próximo 1 de octubre.

El presidente de la Confederación la calificó de “necesaria” porque supone facilitar las transacciones y operaciones contables.

“La reconversión monetaria era necesaria por cuanto facilitará todas las transacciones en efectivo y las que se hacen vía internet, los pagos en el transporte público, las operaciones y transacciones de puntos de venta, los balances, registrar operaciones. Era muy necesario porque era inmanejable”, asintió.

Aunque aclaró: “Pero si no se acompaña de políticas para controlar la inflación y políticas macroeconómicas, esto se perderá en el corto plazo”.

El subsidio estatal

Finalmente, Pisella habló de los subsidios y protecciones que otorga el Estado venezolano a los industriales. Aclaró que no los quieren, pues “crean ineficiencia” y más bien exigieron normalizar los servicios públicos, revisar las leyes locales y, de nuevo, eliminar la exoneración de importaciones.

Para el gremio, lo “prioritario y esencial” es que “nos doten de los servicios esenciales normales como la electricidad, el agua, el combustible, la seguridad y la vialidad”.

“Todo lo demás, bienvenido. Nosotros tenemos que irnos preparando para ir compitiendo con el resto, aunque sabemos que las condiciones no son las mismas. No queremos ni subsidio ni protección, pero tampoco queremos que los productos importados que se pueden producir en el país entren sin pagar aranceles”, acuñó.

 TE PUEDE INTERESAR: Estiman que Dogecoin salte en su cotización en el corto plazo

@jherreraprensa.

LEA MÁS: La reconversión monetaria en Venezuela es una medida cosmética, aunque necesaria, admite Consecomercio

EXCLUSIVA TMP | Aarón Olmos: El Bolívar Digital de Venezuela dista bastante del yuan digital y el resto de las CBDC

EXCLUSIVA TMP | Aarón Olmos: El Bolívar Digital de Venezuela dista bastante del yuan digital y el resto de las CBDC

El economista y experto en economía digital y criptomonedas, Aarón Olmos, explicó que el Bolívar Digital, presentado hoy en Venezuela, “dista bastante” del yuan digital y el resto de los proyectos CBDC que hay en el mundo ahora mismo, unos 50 en promedio.

“Este bolívar digital dista bastante del yuan digital y el resto porque si bien es una propuesta que nace del BCV, nace siendo física, nos hablan de un nuevo cono monetario, que representan millones de bolívares concentrados en papel moneda y una moneda acuñada por el ente rector. Nos hablan de bolívar digital y no físico. Si fuera digital, fuera como una CBDC”, señaló.

TE PUEDE INTERESAR: Sector servicios en España se ralentiza en julio

Precisó que las CBDC nacen siendo tecnología pura, datos que representan a la moneda de curso legal, y que “no se habla de la emisión de ellos con versiones físicas de estos proyectos”.

“Una CBDC es forma digital de dinero de banco central pero diferente al que está en los balances, porque es una creación digital que representa dinero de ley y está disponible a través de otros mecanismos, billeteras, códigos QR”, comentó. “Estos son datos digitales respaldados por los bancos centrales y son eminentemente digitales, absolutamente. Por ese lado, el bolívar digital no es un CBDC, para nada”, remató, en diálogo con TheMoneyPost.

Y no dejó de recordar que Venezuela tiene al petro, que ya cumplió 3 años “y a la fecha no ha resuelto ninguno de los problemas para los cuales fue creado”.

“En la segunda reconversión se ancló el bolívar al petro y después dejó de ser unidad de cuenta, elemento de referencia para precios”, criticó.

Y por tanto, enfatizó: “Estamos viendo un anuncio de un cambio monetario que no lleva detrás necesariamente otras herramientas para corregir los problemas clave que tiene el país”.

Llegó la reconversión

Este jueves, El Banco Central de Venezuela anunció formalmente la entrada en vigencia de la tercera reconversión monetaria que se le hará al bolívar en menos de 20 años, y que supone la supresión de 6 ceros.

En un comunicado publicado vía Twitter y luego ampliamente difundido en la prensa local, el BCV, controlado por el chavismo, llamó al proceso “La Nueva Expresión Monetaria”, que divide por 1 millón cualquier costo valorado en bolívares, y que regirá desde el 1 de octubre.

Con la reconversión, llegarán nuevos billetes, de 5, 10, 20, 50 y 100 bolívares; así como una moneda de 1 bolívar. Eso, hoy jueves 5 de agosto, corresponde a 5 millones, 10 millones, 20 millones, 50 millones y 100 millones de bolívares.

El anuncio confirma lo estimado desde inicios de año, por parte de varios economistas que coincidían en que el proceso no iba a ser más que algo pasajero siempre que no se solucionen los problemas base de la crisis venezolana.

TE PUEDE INTERESAR: Ecopetrol alcanza ganancia récord de USD 946 millones en segundo trimestre

LEA MÁS: Sony registró ganancias de 1.310 millones de euros entre abril y junio

EXCLUSIVA TMP | Advierte experto: «La salida de Total y Equinor de Venezuela es una mala señal para los inversionistas extranjeros»

EXCLUSIVA TMP | Advierte experto: «La salida de Total y Equinor de Venezuela es una mala señal para los inversionistas extranjeros»

La ida de las petroleras extranjeras Total y Equinor de Venezuela, lejos de evidenciar algo positivo, ayuda a “prender las alarmas” de las demás compañías trasnacionales, para no quedarse en el país por los “diversos riesgos” que representa operar en la nación caribeña.

Así lo sostiene el economista experto en temas petroleros, Rafael Quiroz Serrano, quien conversó con TheMoneyPost.

TE PUEDE INTERESAR: 75% de las unidades de transporte público en Venezuela están paralizadas, estima experta

“La salida de Total y Equinor es una mala señal desde las perspectivas de los inversionistas petroleros en el país, ayuda a prender las alarmas a las grandes compañías de no quedarse debido a los riesgos de diversa índole. No olvidemos que Petrocedeño es el proyecto más grande la faja y de inversión privada en la historia de Venezuela o desde la nacionalización hasta nuestros días”, indicó.

La semana pasada fue noticia la entrega de las acciones de las petroleras francesa Total y noruega Equinor, a la estatal PDVSA, con quien mantenían el control de Petrocedeño, una asociación que ya tenía más de 30 años.

Recuerda Quiroz que Total tenía unas acciones de 30%, la tercera parte, y Equinor casi 10%.

“Entonces eso también pasa porque son dos petroleras de peso, pero europeas. Poco interés hay en esas empresas los crudos extrapesados, después que se deja un buen tiempo, unos cuantos años, a la aparición y desarrollo de los que es lutitas”, apuntó.

Y añadió: “No hay competencia. Ventajas competitivas o comparativas demuestran que los nuevos yacimientos de petróleo y cuencas petroleras han desviado la atención del capital petrolero internacional hacia ellas, porque son cuencas y proyectos que tienen sus resultados al corto plazo, a diferencia de la faja, que son a mediano y largo plazo”.

Desmitificar la faja

Rafael Quiroz descarta que la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO) vaya a desaparecer, pero sí aclara que se seguirá desmitificando “en la medida que las petroleras se vayan yendo”.

“La faja va a tender a ser reemplazada por otros proyectos de explotación petrolera mucho menos costosos y mucho más prácticos y sencillos”, sugirió.

Lamenta que la faja no es la misma “con la cual soñábamos en los 80”.

“A la faja le salieron competidores: cuencas petroleras; que superan a la FPO en términos de inversión, seguridad, incluso en cuanto a beneficios económicos se refiere, y la FPO ya no es la faja que conocimos hace 25 o 30 años”.

“Son muchos los campos y cuencas de lutitas, en Estados Unidos, Brasil, Argentina; hay innumerables proyectos superiores a la faja en términos de costos y en términos de disposición de recursos humanos”, comentó.

¿Pero cuál mito?

Quiroz aclara: “Se demostrará que (la Faja) simplemente ha sido un mito de los últimos años, un mito que creó el “líder intergaláctico” como le llaman”, en referencia a Hugo Chávez, quien pagó para eso “685 millones de dólares en efectivo por adelantado para que certificaran unas reservas abajo del subsuelo de la Faja”.

“Esto le sirvió a Chávez para alimentar su discurso interno, doméstico, y externo, para convencer o engañar a los demás jefes de Estado de que en verdad Venezuela estaba instalada en la cuna de una de las mayores reservas petroleras del mundo”, rememora.

Y por tanto, termina diciendo:

“Eso no es así, y tenemos nosotros todos la obligación de aclarar y decir qué es lo que hay allí: es un crudo extrapesado, de mala calidad, de bajo rendimiento, es mucho menos eficiente que el crudo convencional, es un crudo que por lo malo y costoso en producción (porque el precio de la operación misma hay que agregarle el costo de tener que mezclarlo y mejorarlo, o convertirlo) nadie lo quiere donde está y como está”.

Seguirá la escasez

Consultamos a Quiroz si la escasez de combustibles se mantendría en los meses por venir. Dijo que sí, y no estimó nada positivo para el corto o mediano plazo, pues no hay dinero para la inversión que necesita el parque refinador del país.

“El problema de la escasez de la gasolina va a seguir manteniéndose en el país mientras que no hayan serias y ciertas inversiones en la fase de refinación. Uno de los problemas de la industria petrolera venezolana es que no tiene en este momento la capacidad y músculo financiero para hacer las inversiones necesarias en el área de la refinación”, aclaró.

Y alertó: “Mientras que no haya esas inversiones, que no las va a haber ni en el corto ni mediano plazo, Venezuela no tendrá los combustibles suficientes para atender la demanda del mercado interno y eso se manifiesta en que vamos a seguir viendo colas en las 175 E/S a lo largo y ancho del país, y además de ello, vamos a seguir entendiendo de la nobleza y solidaridad de los países amigos en cuanto puedan suministrar combustible para abastecer el mercado interno venezolano”.

TE PUEDE INTERESAR: Pfizer y Moderna elevan precios de vacunas Covid-19 en la Unión Europea

LEA MÁS: Actividad económica de Argentina crecerá un 7% en 2021, según estimaciones del Gobierno

@jherreraprensa