La famosa firma de vodka Diageo Smirnoff, notifico recientemente que hará una «fiesta» para un grupo de mineros de Alaska, Estados Unidos, mientras disfrutan del Super Bowl LVI

La firma de vodka especificó que proporcionará una sala de descanso con un nuevo televisor, suministros para el día del juego, un catering, cócteles y un sistema de sonido.

El año pasado, Smirnoff fue la primera marca en bautizarse como patrocinador oficial de vodka de la liga NFL, lo que conllevo a su empresa matriz Diageo firmar un contrato de varios años con la liga.

El evento deportivo de la Super Bowl, más esperado por todo el mundo, se ha vuelto en el momento perfecto aliado para que muchas empresas que se unen y muestran sus estrategias publicitarias para promover sus productos este día especial.

La realidad del banquero

Sin embargo, aunque la marca sea patrocinador de la NFL, no podrá mostrar publicidad a lo largo del evento, motivado a que la marca belga, Anheuser-Busch InBev, tiene todos los derechos exclusivos de comercialización de bebidas alcohólicas durante el evento deportivo.

Así será la fiesta de Smirnoff

La empresa señaló que la campaña fue inspirada luego de que “una encuesta realizada por la compañía de vodka descubriera que el 2 por ciento de los fanáticos del fútbol americano deben perderse este gran partido”. Especulando en que “debido a su ubicación, los mineros no tendrían acceso al juego de otra manera”, manifiestan.

Además, declararon en el artículo que las dinámicas para ese día de igual manera se realizará el sorteo de 56 kits de fiesta para ver el Super Bowl y se realizarán “entregas sorpresa” a los trabajadores esenciales en el área de Los Ángeles.

Aunque no solamente será esto lo que traen entre manos para promocionar el gran día, pues también realizarán una promoción de texto para rifar entre el 2 y el 6 de febrero alguna de las cincuenta y seis cajas de fiesta. Declararon que las cajas incluyen “21 elementos esenciales del día del juego no especificados elegidos en función de las respuestas recopiladas en la encuesta”.

De acuerdo con los datos que arrojó Statista, muestran que, en 2021, los anunciantes del Super Bowl, tuvieron que pagar un promedio de 5,6 millones de dólares estadounidenses para transmitir un comercial de 30 segundos de duración durante la transmisión. La plataforma de estadísticas además dio a conocer que, con tantos espectadores cautivos antes, durante y después del juego, los anunciantes usan el Super Bowl como un medio para crear conciencia sobre sus productos.