Los precios del petróleo se diparaban este miércoles, motivado a que datos que mostraron una reducción mayor de la esperada de los inventarios de crudo estadounidense la semana pasada contrarrestaban la preocupación por la menor demanda de China.

Los futuros del crudo Brent crecian 1,03 dólares, o un 1,17%, a 89,39 dólares el barril a las 0941 GMT, mientras que los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganaban 86 centavos, o un 1,06%, a 81,81 dólares el barril.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos bajaron en unos 4,8 millones de barriles en la semana que terminó el 18 de noviembre, conforme con los datos del Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en inglés), afirmaron fuentes del mercado.

Los analistas encuestados por Reuters esperaban en promedio una reducción de 1,1 millones de barriles en los inventarios de crudo.

Nota relacionada El precio del crudo cae tras el ataque a un petrolero frente a la costa de Omán

Los datos oficiales de existencias de crudo de Estados Unidos de la Administración de Información de Energía (EIA) se publicarán el miércoles a las 1530 GMT.

Los precios siguieron recibiendo el apoyo de los principales productores de la OPEP, entre ellos Arabia Saudita, que negaron que el grupo y sus aliados, conocidos como OPEP+, estuvieran considerando aumentar la producción de petróleo. La próxima reunión de la OPEP+ será el 4 de diciembre.

La duda sobre la respuesta de Rusia a los planes del Grupo de los Siete (G7) de limitar los precios del petróleo ruso también proporcionó cierto apoyo al mercado. de hecho, un funcionario de alto rango del Departamento del Tesoro estadounidense afirmó el martes que el tope de precios se anunciará pronto y añadió que probablemente se ajustará varias veces al año.

Nota relacionada La OPEP rebaja su pronóstico: se consumirá menos crudo del previsto hasta final de 2023

Estos factores bajistas han contrarrestado las preocupaciones sobre la demanda relacionadas con el principal importador de crudo, China, que ha estado lidiando con un aumento de los casos de COVID.

Asimismo, las perspectivas económicas de la OCDE, que prevén una desaceleración de la expansión económica mundial para el próximo año, igualmente agregaban presión.