Un importante acuerdo comercial entre la  Unión Europea y las economías latinoamericanas no se firmará la próxima semana como se esperaba, ya que los compromisos adicionales requerirán la aprobación del presidente entrante de Argentina, Javier Milei.

Brasil, que ostenta la presidencia rotatoria del bloque Mercosur, que incluye a Uruguay y Paraguay, así como a Argentina, informó a la delegación de la UE al margen de la cumbre climática COP28 de las Naciones Unidas en Dubái que no será posible lograr que el acuerdo comercial llegue a la línea de meta como esperaban los funcionarios, dijeron personas familiarizadas con el asunto a Bloomberg.

El acuerdo UE-Mercosur crearía un mercado integrado de 780 millones de consumidores, lo que lo convertiría en el más grande en la historia del bloque europeo y uno de los mayores pactos de libre comercio del mundo.

Nota relacionada: La Unctad prevé que la economía de América Latina suba en 2023

El acuerdo también acercaría a las dos regiones en medio de una competencia global más amplia por la influencia en la que China y Rusia han tratado de hacer incursiones en las naciones ricas en recursos de América.

Hubo optimismo en ambas partes sobre la conclusión rápida del pacto luego de un progreso significativo en las negociaciones técnicas que los acercó a abordar las diferencias ambientales que descarrilaron una iteración anterior en sus etapas finales.

Cambio de planes en la UE

El portavoz de la Comisión Europea, Olof Gill, dijo que ambas partes están “comprometidas en discusiones intensas y constructivas” y que “se han logrado avances sustanciales en los últimos meses”. Agregó que “las negociaciones continuarán con un espíritu constructivo con la ambición de concluir lo más rápido posible”.

Tras el cambio de planes, una delegación de la UE encabezada por Valdis Dombrovskis, vicepresidente de Comercio de la Comisión Europea, no viajará a Río de Janeiro para la cumbre del Mercosur el 7 de diciembre, según las personas, que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizadas a hablar públicamente.

Nota relacionada: Ciudadanos de EEUU y 15 países de América Latina deberán tener visado para viajar a la UE

Aún así, después de reunirse el viernes con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, al margen de la COP28, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que la “UE está comprometida a lograr este acuerdo”.

Milei criticó al Mercosur durante su campaña electoral, lo que generó dudas sobre las perspectivas del acuerdo. Pero la ministra de Relaciones Exteriores entrante, Diana Mondino, le dijo a Bloomberg el 29 de noviembre que la nueva administración no descarrilaría el acuerdo y quería ver una conclusión “pronto, con suerte antes del 7 de diciembre”.

Los funcionarios se mantuvieron cautelosos recientemente, ya que las conversaciones entraron en una fase crítica con importantes cuestiones pendientes aún por resolver Las sorpresas de último segundo también fueron una preocupación después de tantas llamadas cercanas, informó Bloomberg anteriormente.

Esos temas incluyen el impulso de Brasil para usar sus propios datos de deforestación y un mecanismo compensatorio en caso de que un país restrinja unilateralmente las importaciones de productos brasileños, dijo una persona familiarizada con las negociaciones.

Nota relacionada: Cámara de Comercio y Turismo de Colina realiza webinar sobre visado de los Países Bajos

Argentina también quiere fondos para ayudar a adaptarse a las demandas ambientales, y ha insistido en eliminar gradualmente los aranceles a los vehículos eléctricos importados más lentamente para ayudarlo a remodelar su industria automotriz nacional, agregó la persona.

Aun así, los negociadores coincidieron en que había una buena oportunidad para concluir el acuerdo, ya que España, un gran partidario del acuerdo, presidía la presidencia rotatoria de la UE y Lula presionaba para finalizar el acuerdo antes de que termine la presidencia brasileña del Mercosur.

Bélgica, que asumirá el timón de la UE el próximo semestre, se ha enfrentado a críticas sobre los acuerdos comerciales de su región del sur de Valonia. En cualquier caso, la actividad legislativa del bloque europeo se ralentizará a partir de la primavera, antes de las elecciones europeas de junio.

Fuente de: Bloomberg