El Bitcoin está tratando de recuperar su equilibrio, después de haber alcanzado mínimos de cinco semanas a primera hora del viernes en un movimiento que, según los participantes del mercado, fue impulsado por los derivados.

La principal criptomoneda se había recuperado hasta los 57.200 dólares al cierre de esta edición, desde el mínimo de 55.666 dólares alcanzado a primera hora de la mañana en Europa. Ese fue el nivel más bajo desde el 13 de octubre.

La caída temprana fue impulsada predominantemente por los operadores que tomaron posiciones cortas en el mercado de futuros perpetuos, según Ki-Young Ju, CEO de la plataforma de análisis de blockchain CryptoQuant. «El sentimiento del mercado era de venta, según el ratio de compra-venta de tomadores», dijo Ju. «Más gente estaba vendiendo en corto el bitcoin a través de órdenes de mercado».

El ratio de compra-venta de los tomadores es la relación entre el volumen de compra dividido por el volumen de venta de los tomadores en las operaciones de intercambio perpetuo en todos los intercambios de derivados. Los inversores individuales y las pequeñas empresas se denominan tomadores de precios. El hecho de que la ex secretaria de Estado Hillary Clinton calificara las criptodivisas de fuerza desestabilizadora en un evento de Bloomberg puede haber desencadenado las ventas.

Daniel Kukan, operador senior de criptodivisas en la empresa suiza Crypto Finance AG, dijo que «no vimos grandes vendedores en absoluto; el movimiento fue impulsado por los derivados».

Noelle Acheson, jefa de perspectivas de mercado de Genesis Global Trading, atribuyó la reciente caída desde los máximos históricos cercanos a los 69.000 dólares a los temores de que la finalización de las demandas de liquidación contra la extinta bolsa de criptomonedas Mt. Gox y la resolución de la batalla judicial en curso entre Ira Kleiman y Craig Wright por los derechos de la cartera de 1,1 millones de BTC de Satoshi Nakamoto puedan traer presión de venta al mercado.

Acheson, sin embargo, dijo que estos temores son infundados. «El calendario [de la liquidación de Mt. Gox] aún no está claro y podría ser en 2022 o incluso en 2023. Además, muchos de los titulares de reclamaciones son fondos de cobertura que pueden o no decidir vender», dijo Acheson.

En cuanto a la batalla judicial, Acheson dijo que es improbable que la victoria del demandante Kleiman conduzca a la liberación de una parte significativa de las monedas bloqueadas, como temen algunos operadores. Esto se debe a que el demandado no ha presentado pruebas de haber tenido acceso a los BTC en cuestión, incluso en caso de perder.

Los datos rastreados por Glassnode no muestran signos de venta por pánico por parte de los inversores a largo plazo. La oferta de los poseedores a largo plazo ha disminuido en sólo 26.461 bitcoins desde el 10 de noviembre, lo que representa un escaso 0,19% de su saldo, según los datos de Glassnode. La oferta líquida de Bitcoin ha disminuido en 145.000 BTC en los últimos 30 días.

Mientras tanto, los datos compartidos por IntoTheBlock muestran que más de 20.000 monedas han abandonado los intercambios centralizados en los últimos siete días.

«El temor a la presión de las ventas parece ser más una justificación que una razón para la corrección del mercado, que tiene las características de un respiro normal a una carrera alcista y una saludable reducción del apalancamiento», señaló Acheson.

La divergencia alcista del índice de fuerza relativa en el gráfico horario apunta a un agotamiento de la tendencia bajista y a un margen para una recuperación prolongada. La resistencia se ve en 58.400 dólares, seguida de 60.000 dólares.