En el Informe Trimestral que divulgó Banco de México hace una semana, se supo que pese a los niveles altos que mantienen los ingresos por remesas en dólares, estos presentan una disminución en pesos desde su máximo registrado en el 2020.

Por ende, los hogares mexicanos receptores percibieron un aumento de 22% real anual en el giro de remesas durante septiembre del 2020, pues los envíos llegan en pesos mexicanos, que es como las familias gastan, consumen o ahorran en el país.

En septiembre de 2020, la depreciación que registró el peso mexicano fue de 9.3% y la inflación anual observó una fluctuación de 4%. Esto también fortaleció el giro captado por cada una de las 4.9 millones de familias que reciben remesas en México, explicó el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Nota relacionada Banco central México aumenta su previsión de inflación para este 2022

Al paso de 22 meses esta ganancia cambiaria real se ha ido matizando por la inflación y al moderarse también la depreciación.

Conforme con Ramos, en términos reales, esto es descontando la inflación, y en pesos mexicanos, los flujos mensuales de remesas registraron un crecimiento de 10.7% en julio de 2022, que es el dato más reciente divulgado por Banxico. En el séptimo mes del año, la inflación anual registró una variación de 8.15% y la depreciación anual del peso frente al dólar, fue de 2.7 por ciento.

Tipo de cambio e inflación, determinantes

Según como lo ha revelado el responsable de la Dirección de Estadísticas Económicas y el Foro de Remesas de América Latina del Centro de Estudios Monetarios de Latinoamérica (CEMLA), Jesús Cervantes González, “la inflación se está comiendo parte del crecimiento de las remesas”.

El experto del CEMLA afirmó que las remesas llegan en pesos y dos variables influyen en lo que pueden comprar con lo que reciben: el tipo de cambio y como está la inflación.

La inflación creciente ha terminado por moderar esta ganancia cambiaria, detalló aparte el jefe de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Daniel Titelman.

Nota relacionada Banco Central de México aumenta su tasa clave para contener la inflación

A lolargo de la presentación del Estudio Económico para América Latina y el Caribe, que divulgó el 23 de agosto, Titelman advirtió que el menor crecimiento económico esperado para Estados Unidos impactará en la capacidad para enviar remesas y terminará por desacelerar al consumo.

Si a esto añadimos el factor inflación, podemos reconocer una desaceleración en el ingreso de las remesas y una erosión de su capacidad de compra, lo que es un factor de riesgo para el consumo interno, agregó.