El Banco Central de Brasil el miércoles dejó sin cambios su tasa de interés Selic en 13,75%, frenando el ciclo de endurecimiento monetario más agresivo desde el inicio del régimen de metas de inflación en 1999 y con una resolución que dividió al comité de autoridades del Copom.

La decisión del Copom, el panel que decreta la política monetaria del banco central brasileño, se produce semanas antes de unas elecciones presidenciales que podrían devolver al poder al expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula Da Silva.

Asimismo, las autoridades del banco central afirmaron que evaluarán si la estrategia de mantener la tasa en un nivel histórico será competente para combatir la inflación.

Nota relacionada Gobierno de Brasil prevé superávit primario en 2022, el primero en nueve años

«El Comité se mantendrá atento y evaluará si la estrategia de dejar la tasa de interés básica por un período suficientemente largo podrá asegurar la convergencia hacia el objetivo de inflación«, indicó el comunicado de Copom.

Dicha decisión fue tomada con el voto favorable de siete de los nueve integrantes del Copom. Dos directores, Fernanda Guardado y Renato Gomes, se mostraron a favor de subir la tasa de interés en 0,25 puntos básicos.

En este sentido, el mensaje del Copom cumplió con las expectativas de la mayoría de los analistas del mercado, conforme con una encuesta de Reuters, la cual 24 de 32 economistas consultados esperaban que la tasa de interés Selic se mantuviera en el mismo nivel.

Con su resolución, el Banco Central sostuvo la tasa en un nivel 11,75 puntos por encima del mínimo histórico de 2%, alcanzado en medio de la pandemia de COVID-19.

Nota relacionada Brasil estudia una nueva regla fiscal para aumentar el gasto a partir de 2023

La interrupción en el endurecimiento monetario se produce tras 12 subidas consecutivas del costo del crédito en Brasil, que se ubica en máximos desde enero de 2017, cuando también estaba en el 13,75% anual.

La decisión se tomó el mismo día en que la Reserva Federal de Estados Unidos elevó la tasa de interés de referencia en 75 puntos básicos por tercera vez consecutiva, a un rango de 3,00% a 3,25%, y anticipó nuevos incrementos para los próximos meses un intento de sofocar la inflación en americanos.