Alexander Cabrera, director comercial de Atenas Consultores, reportó que el país ha venido decreciendo su nivel de consumo de manera importante.

Explicó que el mercado venezolano sigue siendo muy fuerte en los productos básicos, indicando que de cada 100$, 23 están enfocados en alimentos básicos como café, arroz, azúcar; 27$ en proteínas y otros 20$ en lácteos que casi siempre son queso.

Nota relacionada Atenas Consultores: Consumo en el país se recuperó 16%

Cabrera indicó que al medir el comportamiento y el cierre del 2023 en la cesta de alimentos y medicamentos, se ve que el mercado venezolano tuvo un crecimiento de 3.7% en unidades.

«En el mercado total de cada 100$, 67$ se van al canal tradicional y 33$ a los mercados de autoservicios, especialmente farmacias» añadió.

Destacó que hay una sobresaturación de consumo en la zona capital.

El director comercial de Antenas Consumidores resaltó que el mercado de consumo masivo hoy es de 11 mil millones de dólares y sólo en 2008 los productos que venían de Colombia a Venezuela representaban 18 mil millones de dólares.

Nota relacionada Atenas Consultores: Incremento de precios llegó a su tope y empieza a descender

«Cada consumidor se está reestructurando y adaptando a nuevas clases sociales. Hoy el consumidor sabe consumir» acotó.

Lucio Covone,  primer vicepresidente de Consecomercio, recordó que Venezuela ha sido un país rentista desde los últimos 100 años y en los últimos 5, el ingreso petrolero, la mayor fuente, desapareció, insistiendo en que esta ha afectado la calidad de vida de los venezolanos.

Señaló que para que el país crezca y los venezolanos puedan mejorar su calidad de vida, se necesitan unas condiciones macroeconómicas adecuadas.

Nota relacionada José Guerra: «Ojalá que no haya un control de precios, porque volveremos a 2017 con las grandes colas»

Covone recalcó que el problema crucial de Venezuela es un déficit fiscal que genera inflación, ya que el estado no tiene ingresos recurrentes para cubrir todos los gastos, incluyendo los salarios de los empleados.

«Hoy tenemos que cambiar nuestro esquema, pero sin créditos, es muy difícil cambiar las líneas de producción. El consumidor está aprendiendo a consumir categoría, ya no llena el pan de mantequilla, solo echa lo necesario» dijo.

Fuente: Unión Radio.