Los precios minoristas de Argentina subieron un 4,7% en febrero frente un firme aumento de los rubros alimentos y transporte, afirmó el martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

La medición del Índice de Precios al Consumidor (IPC) estuvo muy por arriba a lo esperado entre analistas. Un sondeo realizado por el portal Reuters estimaba una inflación media del 4% para el segundo mes de año.

«En el marco del incremento de los precios a nivel global afectado por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, el IPC se aceleró (…) afectado por el impacto de la suba de precios internacionales de los principales commodities, debido a la sequía y al conflicto (bélico)», indicó un reporte oficial.

Además, apuntó que «el mayor impacto se dio en alimentos, y los rubros más afectados fueron lácteos, pan y cereales, y carnes y derivados«.

La subida en los precios al consumidor de febrero es el más alto desde marzo del año pasado cuando se registró un 4,8% en medio de la pandemia de coronavirus.

«Desde la asunción de Alberto Fernández (como presidente) en diciembre de 2019, Argentina acumula una inflación general de 123%. Ninguna administración desde 1991 había registrado un alza tan pronunciada de precios en sus primeros 26 meses«, señaló la Fundación Libertad y Progreso.

Este IPC conlleva a un alza del 8,8% en el primer bimestre del 2022 y acumula un salto del 52,3% en los últimos 12 meses.

«Prometo que el día viernes (próximo) va a empezar otra guerra, la guerra contra la inflación en Argentina. Vamos a terminar con los especuladores y vamos a poner las cosas en orden«, agregó antes Fernández en un acto público, en alusión a anuncios oficiales que se prevén para esa fecha.

«El presidente adhiere a la explicación monocausal preferida por algunos sectores del oficialismo: la inflación sólo la generan los formadores de precios monopólicos. Incurre aquí en un error conceptual, confundiendo precios altos con alza de precios», añadió Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, afirmando que el Gobierno parte de «un diagnóstico equivocado«.

El acontecimiento de Rusia a Ucrania afecto los precios mundiales de las materias primas, que impacta con fuerza la economía del país sudamericano que pelea con una fuerte inflación anualizada.

El conflicto bélico «ya está impactando en los precios en la Argentina«, dijo el ministro de Economía Martín Guzmán en el Congreso donde explicó el reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Argentina busca finalizar un entendimiento con el FMI para reestructurar una deuda de unos US$ 45.000 millones en medio de tensiones políticas dentro de la coalición de Gobierno.

Asimismo, el país es un importante exportador de soja y maíz y se ha beneficiado de los altos precios de los granos en sus exportaciones, pero no logra reducir los precios del mercado interno pese a acuerdos de congelación de precios en algunos alimentos y límites a las ventas externas.