Las políticas del gobierno de Nicolás Maduro para impulsar la importación de automóviles por parte de particulares, suponen una obstrucción para la recuperación de la golpeada industria nacional.

Así lo advierte el presidente de la Asociación de Distribuidores de Automóviles de Nueva Esparta (ADANE), Gabriel Briceño, afirmó que las políticas adoptadas por el gobierno para facilitar la importación de automóviles por particulares obstruye aún más la recuperación de la industria nacional.

TE PUEDE INTERESAR: Caída de la demanda sigue siendo el mayor problema de los industriales venezolanos

Briceño sostiene que ahora mismo y desde hace años, un número importante de ensambladoras ha tenido problemas económicos y en sus actividades por la escasez de materia prima y la dura hiperinflación.

 “Una de las variables que más ha afectado ha sido el crédito del consumo, que está prácticamente paralizado (…) Además se ha generado un mercado paralelo, una industria automotriz informal que para mí es efímera”, comentó.

Briceño precisó que contrario a comprar carros en el extranjero, el esfuerzo debe estar enfocado en las inversiones que busquen actualizar la tecnología, de manera que las compañías nacionales puedan generar empleos y tributos.

“El parque automotriz venezolano podría abastecer más medio millón de vehículos al año si las condiciones fueran otras (…) Pero tenemos un parque automotor obsoleto que en promedio tiene de 12 a 13 años de antigüedad”, señaló en una entrevista transmitida por la cadena Unión Radio.

TE PUEDE INTERESAR: Casa Blanca propone paquete de estímulo que contempla trasferencias de $600 mensuales a las personas