Por la pandemia del covid-19 en Venezuela, más de la mitad de los comercios de ese país se encuentran cerrados, generando pérdidas de puestos de trabajo, indispensables si se quiere recuperar la economía.

Así lo alertó la presidenta del Consejo Nacional de Comercio y Servicios (Consecomercio), Tiziana Polesel, quien detalló en una entrevista ayer:

TE PUEDE INTERESAR: OCDE confirma una fuerte aceleración de la economía española

“Tenemos cifras alarmantes de las consecuencias de lo que hemos vivido, 68% de los comercios están cerrados”.

Para la gremialista, es necesario desmontar el plan 7+7 que impulsa el Estado venezolano, sobre todo si se quiere “preservar los medios de vida”.

El plan 7+7 que impuso el gobierno se trata de otorgar 7 días de cuarentena “flexible” para que los comercios puedan operar bajo medidas de bioseguridad. Los otros 7 días son de cuarentena “radical”, por lo que trabajar está prohibido, a menos que sean de áreas importantes, como alimentación o salud.

La líder gremial recuerda que en los comercios venezolanos “se toman las medidas de seguridad” y que el problema pasa “en las reuniones sociales donde se baja la guardia”.

Así, critica que el método chavista “influye en que se pierdan los puestos de trabajo y no contribuye a que bajen los contagios por la covid-19”.

Polesel admitió que en varias reuniones con el Ejecutivo chavista hubo el compromiso oficial de que el plan de vacunación propuesto por los empresarios privados estaba “siendo evaluado”, sin que eso supusiera su aceptación.

Por tanto, insiste, “mantenemos la continuidad en los proyectos y la esperanza de un cambio positivo”.

TE PUEDE INTERESAR: Aumentan las expectativas de inflación EEUU a corto plazo, según la Fed de Nueva York

LEA MÁS: Estiman que actividad aérea de Venezuela “probablemente” esté normalizada a finales de año