El convenio de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar más de US$ 40.000 millones en deudas está caducando, a pesar de las protestas en el país sudamericano, que lleva una extensa y molestosa historia con el prestamista mundial.

Las dos partes han estado en dudosas conversaciones a lo largo de más de un año para llegar a un acuerdo fallido de US$ 57.000 millones acordado en 2018 por el expresidente conservador, Mauricio Macri, quien no pudo impedir que Argentina se hundiera en una crisis de deuda, monetaria y económica.

Una negociación final, que podría tener un valor de entre US$ 40.000 millones y US$ 45.000 millones, parece probable en las próximas semanas luego de un «entendimiento» con el FMI a fines de enero. El acuerdo no está aún aprobado por el directorio del FMI y el apoyo del Congreso argentino, donde algunos legisladores se han opuesto abiertamente.

«Entendemos que puede ser pronto», aseguró a la prensa la vocera presidencial argentina, Gabriela Cerruti, al ser consultada sobre el envío del acuerdo al Congreso.

«Vamos a llegar al mejor acuerdo posible que va a permitir de alguna manera dar un principio de solución a la deuda más grande que contrajo no solo la Argentina, sino también la más grande que dio el FMI», agregó.

Las complicadas conversaciones han afectado a las acciones y los bonos soberanos, que se encuentran complicados incluso luego de una importante reestructuración de deuda de unos US$ 110.000 millones con acreedores privados en 2020.

¡Aún no!

Medios locales notificaron que este fin de semana se podría llegar a un acuerdo, a pesar que los funcionarios hablaron en privado sobre esta posibilidad, indicaron que seguramente sería más adelante este mes.

«Yo tenía entendido que el viernes próximo se cerraba la CI (carta de intención) y después de 1 de marzo (ir) al Congreso», apuntó una fuente oficial.

Asimismo, otro funcionario del Gobierno con conocimiento de las conversaciones expresó que «seguimos trabajando. No se espera novedad durante el fin de semana. Y claro que se está más cerca y hay que estar atentos la semana próxima o la subsiguiente».

Ambas figuras están deseosas por sellar un pacto antes de que los principales pagos del acuerdo de 2018 comiencen a vencer el próximo mes, con el país lidiando con reservas de divisas agotadas y una sequía que afecta los cultivos de granos, su exportación clave.

El banco central de Argentina elevó la tasa de interés de referencia al 42,5% el jueves, su mayor alza desde 2019, con la finalidad de controlar la inflación anual que ahora supera el 50%, y avanza hacia tasas de interés reales positivas.

Ayelen Romero, ejecutiva de cuentas de la correduría Rava Bursátil, informó que los inversores tenían la esperanza de que se acercara un acuerdo final, lo que podría ayudar a impulsar los mercados.
«Parecería que se aproxima la firma definitiva con el FMI y el fin de la negociación sobre el acuerdo», dijo.