Los administradores de dinero que poseen bonos colombianos tienen como expectativa, un ciclo electoral espinoso, si las recientes experiencias de Chile y Perú les sirven de ejemplo. Además, la posibilidad de que el endurecimiento mundial de la política monetaria afecte a los mercados indica que todo podrían ser aún peor.

Motivada a las elecciones que se celebrarán el 29 de mayo en la nación andina, los inversionistas solicitan cautela, pero, si un candidato se opone a la exploración petrolera se perfila como favorito en un país donde el crudo es la principal exportación. Es solo el recuerdo de los riesgos que debieron enfrentar los mercados financieros cuando Chile y Perú dieron un giro hacia la izquierda el 2021.

La deuda en dólares a diez años tanto de Perú como de Chile se derrumbó el año pasado antes de las elecciones presidenciales. Si bien es cierto, la caían de los precios y el rendimiento de los bonos peruanos a 2031 se amplió unos 21 puntos básicos con respecto a los títulos del Tesoro de Estados Unidos en febrero y marzo del 2021, antes de la primera vuelta electoral de abril. El diferencial de los bonos a 2031 de Chile, por su parte, se amplió casi 27 puntos básicos en septiembre y octubre, antes de las elecciones de noviembre.

“Hay una similitud entre Colombia y Chile/Perú en cuanto al ánimo anti establecimiento”, afirmó Esther Law, administradora de dinero sénior de deuda de mercados emergentes con sede en Londres de Amundi, que supervisa 2,1 billones de euros (US$2,35 billones). “Pero Colombia comenzó con una matriz macroeconómica más débil frente a Perú y Chile, lo que hace que los activos de Colombia sean más vulnerables a la incertidumbre”, agregó.

Perú y Chile están calificados en niveles de grado de inversión por las tres principales agencias calificadoras, sin embargo, Colombia fue rebajada el año pasado a grado especulativo por S&P Global Ratings y Fitch Ratings.

Los negociantes están ajustando las probabilidades de una victoria del candidato de izquierda y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Las importantes encuestas de opinión más noticiosas en los últimos meses, indican a Petro con una amplia ventaja de cara a las elecciones, de hecho, ya ha empezado a atemorizar a los tenedores de bonos de la petrolera estatal Ecopetrol SA con sus ofrecimientos de frenar abruptamente la exploración de petróleo y gas en Colombia.

El libro de jugadas

Muchos esperan que Petro contenga sus políticas si gana las elecciones, como son los casos de los presidentes de izquierda en América Latina cuando se enfrentan a la realidad de manejar economías volátiles. Lo que significa, que tenga sentido invertir en los bonos todavía.

“El libro de jugadas de vender antes de una elección y comprar justo antes o justo después todavía tiene sentido”, comunicó Aaron Gifford, analista de deuda soberana de mercados emergentes de T. Rowe Price Group en Baltimore. “Nadie quiere arriesgarse con tanta incertidumbre”, agregó.

Luego de ganar las elecciones en diciembre, el presidente electo de Chile, Gabriel Boric, escogió a funcionarios propicios al mercado para gobernar la economía, incluso el presidente del banco central como ministro de Hacienda. Boric asume el cargo el 11 de marzo. Por su parte, el presidente de Perú Pedro Castillo, igualmente permitió a los mercados nombrar a un antiguo economista del banco central como ministro de Economía, lo que calmó la agitación política y a su vez, indignó a los aliados por los cambios de gabinete.

Según Gifford, se debe ser prudente en Colombia si gana Petro, sin embargo, es probable que se produzca un repunte de alivio dado lo difícil que sería implementar los cambios radicales que ha propuesto. Petro intenta apresurar la transición de Colombia hacia las energías limpias mediante la suspensión de la exploración el primer día de su Gobierno.

Riesgo fiscal

Fitch Ratings informo la semana pasada que las perspectivas a mediano plazo para el panorama fiscal de la nación, se verán afectadas por las elecciones. Asimismo, Colombia saldrá de la pandemia en 2022 bajo la presión de los inversionistas para controlar el gasto público y reducir el déficit.

Puede que a Petro le resulte difícil hacerlo.

Álvaro Vivanco, jefe de estrategia de mercados emergentes de NatWest Markets, afirmó que las probabilidades de una victoria de Petro de un vuelco en el modelo económico del país justificando una posición defensiva.

Además, espera que el peso de la nación caiga frente a la moneda chilena a medida que aumente la incertidumbre antes de las elecciones en mayo.

El momento de Colombia no es bueno.

Las elecciones se originan al aumentar las expectativas de que la Reserva Federal se embarque en un agresivo ciclo de ajuste monetario, a medida que crecen las apuestas entre los operadores de que la Fed subirá las tasas en un total de un punto porcentual durante sus próximas tres reuniones.

“Lo más probable es que, a medida que se desacelere el suministro de liquidez de los grandes bancos centrales y se produzca un mayor endurecimiento, el mercado tendrá mucha menos tolerancia a la incertidumbre política”, declaró Guillermo Osses, jefe de estrategia de deuda de mercados emergentes de Man GLG. “Así que esperaríamos ver mucha más volatilidad a través de este proceso electoral colombiano que lo que vimos en Chile o Perú”.